Compartir

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, anunció hoy que su gobierno suspenderá las operaciones militares para facilitar una misión humanitaria internacional que preste asistencia médica a los secuestrados de la guerrilla de las FARC.

Tras mantener una conversación telefónica con su colega francés, Nicolas Sarkozy, Uribe dijo que se comprometido con él a facilitar esa misión para lo cual suspenderá las operaciones militares en la zona que se escoja para realizar esta operación humanitaria.

"El señor presidente Sarkozy me ha manifestado que está en movimiento una misión humanitaria para atender la salud de los secuestrados, empezando por la salud de la doctora Íngrid Betancourt", dijo Uribe, que el pasado 21 de enero mantuvo en París una entrevista con el gobernante galo.

Acompañados por la Cruz Roja 

Uribe agregó que Sarkozy también le dijo que esta operación, "además, sería acompañada por la Cruz Roja Internacional (CICR)".
Sarkozy preguntó que si "el Gobierno de Colombia puede dar las garantías para que esa misión humanitaria pueda llegar donde están los secuestrados y asistirlos, (para) evitar que siga su deterioro de salud", continuó el presidente colombiano.

En respuesta, Uribe dijo a Sarkozy que "una vez nuestras autoridades competentes sean informadas por la misión humanitaria sobre las coordenadas del sitio donde deben ingresar para proteger la salud, que se deteriora, de los secuestrados (…), nosotros, para facilitar el trabajo de esa misión humanitaria, suspenderemos allí las acciones militares".

"Cuando yo le doy la respuesta sobre lo que sería la garantía del Estado colombiano, él (Sarkozy) me agradece mucho, (dice) que le parece muy bien", continuó el gobernante.

Envío "sin tardanza" de la misión

Durante la conversación, el presidente francés le informó al colombiano de la conformación de la misión humanitaria, dijo Uribe, pero aclaró que por acuerdo con su interlocutor esta parte del asunto la mantiene en reserva.

El Eliseo informó tras esta conversación que Sarkozy le anunció a Uribe su intención de enviar "sin tardanza" esta misión humanitaria para "contactar con las FARC y conseguir acceso" a la rehén colombo-francesa Ingrid Betancourt.

La puesta en marcha de esta cruzada coincide con insistentes versiones sobre el estado de salud de la ex candidata presidencial colombo-francesa, que está en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde febrero de 2002.