Compartir

Esta es una de las respuestas que Larbi ben Sellam, en calidad de testigo, ha dado al juez marroquí que investiga la implicación de Hriz en los atentados del 11-M, Abdelkader Chentouf, quien le ha interrogado durante una hora en la Audiencia Nacional en presencia del juez Santiago Pedraz, quien por turno realiza la guardia del juzgado de Juan del Olmo.

El acusado, a quien se le han formulado 18 preguntas, ha reconocido que le presentaron a Hriz, detenido en Marruecos a petición española, cuando fue a pedir trabajo a una obra en Santa Coloma de Granollers (Barcelona), pero que desconocía que tuviera conexiones con el terrorismo, han detallado fuentes jurídicas.

El magistrado marroquí, que ha llegado al tribunal en comisión rogatoria acompañado de dos policías judiciales de su país, se ha entrevistado primero durante unos veinte minutos con el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza.
Tras el interrogatorio, ha agradecido tanto a Pedraz como al juez de enlace, Ángel Llorente, su colaboración en esta causa y ha contado a los periodistas que el sumario sobre Hriz estará concluido en tres meses y que se le juzgará en el tribunal de Rabat.

El magistrado marroquí también ha solicitado que se le faciliten las dos pruebas genéticas que incriminan a su procesado en los atentados de Madrid.

Restos de sangre y un peine 

Las pruebas fueron halladas en un peine encontrado en la vivienda de Leganés (afueras de Madrid), donde se suicidaron siete de los responsables de los ataques, y en los restos de sangre que había en un pantalón que apareció en una finca de la localidad madrileña de Chinchón, utilizada por éstos para montar las bombas que colocaron en los cuatro trenes.

Fue Del Olmo quien acusó a Hriz el 28 de febrero de 2007 de participar en los atentados de Madrid, que costaron la vida a 191 personas, después de comprobar las coincidencias de su perfil genético con las pruebas mencionadas, y ese mismo día el juez Chentouf le envió a prisión por estas imputaciones.

De acuerdo con la acusación de Del Olmo, Hriz es un "presunto miembro y partícipe" de la red islamista que perpetró los atentados y con "vinculaciones y relaciones directas y especialmente intensas" con otros presuntos autores materiales como Mohamed Afalah, quien consiguió huir y del que se sospecha que murió en un atentado suicida en Irak, o Larbi Ben Sellam.

Marruecos, Estado con el que España no tiene convenio de extradición y que no entrega a sus nacionales, accedió a juzgar a uno de sus ciudadanos por delitos cometidos en otro país.