Compartir

Situaciones como la falta de motivación o
la ausencia de comunicación entre directores y trabajadores dentro
de una empresa se podrían solventar emulando el comportamiento de
las manadas de lobos, un "equipo" que a través de la jerarquización
y la socialización consigue alcanzar sus objetivos.

Ésta es la tesis que han mantenido hoy dos expertos en
comportamiento animal
en la conferencia "Aprende a dirigir tu
empresa conociendo el trabajo de un equipo milenario, el lobo",
celebrada hoy en la Universidad de Granada.

El director de Andalucía Canina, Rubén Montes, ha explicado que tras más de 20 años de análisis del comportamiento y la
convivencia de cuatro grandes cercados de lobos (lobos Europeos,
lobos Timber, lobos Ibéricos y lobos blancos de Alaska), han
establecido técnicas de dirección empresarial para conseguir mejores
resultados
.

En busca de un líder

Entre los comportamientos a imitar del "compañero-animal más
antiguo del hombre" ha destacado la jerarquización, una estructura
"bien definida" donde los progenitores dirigen y lideran al grupo.

Asimismo, las funciones de los trabajadores deben adaptarse a las
posibilidades de cada uno, ya que unos tienen mejores dotes para
atender al público y otros para los ordenadores, al igual que "un
lobo es mejor para la caza y otro para el cuidado de las crías".

Por su parte, el director de Lobo Park en Antequera (Málaga),
Daniel Weigend, mantiene que la jerarquía siempre ha funcionado, "en
las familias, en los militares y en la Iglesia" y que el anarquismo
"es una idea que no funciona en las empresas", aunque reconoce que
el jefe o líder debe tener una "competencia social", es decir,
trabajar para su empresa y sus empleados y "no para él mismo".

Mejor, si son pequeños grupos

Por otro lado, ha considerado que las empresas funcionan mejor
con la organización de pequeños grupos, no más de 20 personas, al
igual que los lobos hacen "submanadas".

Para el director de Lobo Park, el 90 por ciento de las empresas
"fracasan en su estructura" y muchas de ellas acaban en quiebra por
olvidarse de los aspectos sociales.