Compartir

La familia del presunto cerebro de la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Marbella, Juan Antonio Roca, continúa realizando gestiones para obtener el millón de euros de fianza que le impuso a finales de la pasada semana el juez que instruye el 'caso Malaya', Óscar Pérez, para abandonar la prisión, según ha informado el diario SUR.

Fuentes de la defensa, han señalada que entre las medidas que está barajando la familia, estaría abrir una cuanta bancaria para que los amigos y familiares de Roca hagan su aportación a la causa y conseguir así que el ex asesor que lleva dos años entre rejas, pueda salir de prisión, también están barajando recurrir a una garantía real.

Sin dinero y sin pasaporte

Al mismo tiempo, la defensa de Juan antonio Roca tiene intención de pedir una reducción de la cantidad impuesta por el juez para su libertad porque "es muy elevada" y el ex asesor urbanístico "todos sus bienes embargados por el juzgado", según indicó el pasado viernes el abogado defensor, José Aníbal Álvarez.

Además de la fianza, el juez instructor acordó otras medidas, como la comparecencia diaria de Roca en el juzgado, una vez pague la millonaria cantidad, la retirada del pasaporte que conlleva la prohibición de salir de España sin autorización y de acercarse a menos de 500 metros a cualquier aeródromo.

Dos años en una celda 

Roca fue detenido el 29 de marzo de 2006 en la primera fase de la 'Operación Malaya' e ingresó en prisión el 31 de marzo de ese año. Está procesado por los delitos continuados de cohecho, malversación, fraude, contra la hacienda pública, blanqueo de capitales, falsedad, tenencia ilícita de armas, tráfico de influencias y prevaricación y contra la ordenación del territorio.

Según SUR, en el auto, el instructor justifica la "elevada" cuantía de la fianza en "su relación acreditada en la causa con personas que pueden facilitar la prestación" de dicha cantidad y en "la sospecha de poseer dinero en el extranjero". Aunque señala que el riesgo de fuga existente es "elevado", opta por sustituir por medidas "menos gravosas" la prisión incondicional tras dos años, al recordar el carácter "excepcional" de ésta.