Compartir

La representación de las mujeres en la mesa supone, a su juicio, que los políticos no tienen interiorizada la Ley de Igualdad. "Cumplen la letra de la ley, pero no el espíritu", sentencian.

En un primer momento el órgano de gobierno de la Cámara Baja iba a cumplir con la recomendación de la norma, al estar formada por cinco hombres y cuatro mujeres. Pero el PSOE 'sacrificó' a una de sus mujeres y cedió este puesto al diputado del PNV José Ramón Beloki, quedando así constituida por seis hombres y tres mujeres.

Una medida paritaria, no una obligación

La presidenta de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, avisó que desde la entrada en vigor de Ley de Igualdad "se ha bajado la guardia en el cumplimiento de una representación equilibrada en los órganos de decisión", lo que, en su opinión, provoca que "resurja la cultura patriarcal que quita presencia a las mujeres".

Del mismo modo, criticó que en esta legislatura sólo haya una diputada más que en la anterior y reconoció que esperaba que la norma tuviera un mayor impacto, hecho que no ha ocurrido porque "los políticos la ven como la obligación de cumplir una cuota y no como una medida paritaria".

Para Besteiro, estos hechos demuestran la necesidad de implantar "más medidas de acción positiva en favor de la mujer" para que exista una representación equilibrada de sexos.

Por su parte, la presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, manifestó que no se ha formado una mesa paritaria porque éste "no se ha considerado un aspecto fundamental". "La paridad se sigue viendo como una obligación y no como un valor", concluyó.