Compartir

El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, dictó hoy un auto de conclusión del sumario 35/02, en el que investigaba desde el 20 de agosto de 2002 la financiación de Batasuna –por tanto de ETA– a través de las 'herriko tabernas' gestionadas por esta formación.

El auto hecho público hoy procesa a un total de 41 personas, entre las que figuran destacados dirigentes de la formación ilegalizada como el ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi; el supuesto dirigente de la cúpula de ETA actualmente en paradero desconocido, José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera'; o el coordinador nacional del partido, Joseba Permach.

Final de la investigación 

El auto supone el final de la investigación de Garzón y abre un periodo para que la Fiscalía y el resto de acusaciones presenten sus escritos de calificación de los delitos presuntamente cometidos por los procesados.

La realización de todos estos trámites, a los que hay que sumar los de presentación y admisión de pruebas, provocará que el juicio no pueda celebrarse hasta dentro de un año, informaron fuentes jurídicas.

El magistrado remitirá el sumario a la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de forma gradual dado su elevado volumen. Además, advierte que uno de sus últimos autos por el que ordenaba prisiones se encuentra recurrido.

Proceso de ilegalización de Batasuna

Garzón decretó la suspensión de actividades de Batasuna en agosto de 2002 por un periodo de tres años, dentro del proceso penal. En marzo de 2003, el Tribunal Supremo decretó la ilegalización del partido político tras concluir el proceso correspondiente en la denominada Sala del 61 del alto tribunal. La suspensión cautelar de la formación ilegalizada finaliza precisamente el próximo día 17, fecha en que se cumplen cinco años de la citada iniciativa del magistrado.

El juez ha basado el procesamiento de todos los dirigentes de la formación en la tesis de que Batasuna no sólo forma parte de la organización terrorista ETA como brazo político, "sino como una estructura más del complejo político-violento diseñado para conseguir una finalidad concreta a través de la subversión y la alteración de la paz pública, cual es la autodeterminación de la denominada "Euskal Herria"".

Garzón precisaba que en distintos sumarios que ha instruido figuran las distintas estructuras integradas en el partido, como Batasuna en ETA-KAS-Ekin. Así, además de la citada, enumera: Kas-Ekin, considerado el aparato político de ETA; Xaki, aparato internacional; las organizaciones juveniles Jarrai-Haika-Segi; Gestoras pro Amnistía; las empresas Orain, Ardatza, Hernani Imprimategia, Egin, Egin Irratia, los servicios de información de KAS y Egin, Banaka, Eneko, Joxemi Zumalabe y las propias herriko tabernas.