Compartir

El nuevo presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, parece
que tenía prisa por serlo. De hecho, fue el más madrugador de los
diputados que inauguraron hoy la IX legislatura de nuestra democracia.

Pero, como dice el refrán, no por mucho madrugar amanece más temprano, y Bono tuvo que esperar a la segunda vuelta para ser designado presidente de la Cámara Baja, en una jornada marcada por el 'buen rollo'.

Tanto es así, que el ex portavoz del PP Eduardo Zaplana y el diputado popular Juan Costa aplaudieron la designación de Bono como presidente. También lo hizo la única diputada de Unión, Progreso y Democracia, Rosa Díez.

El 'buen rollo' se dejó sentir en los pasillos, donde se presenciaron risas, besos, abrazos… y donde hubo tiempo para muchos cotilleos.

Los periodistas acreditados para esta sesión, que eran muchos, se agrupaban en corrillos y no paraban de echar cuentas.

¿Quién no votó a Bono? 

Resulta que Bono no salió elegido en primera vuelta porque votaron a favor 168 diputados y el PSOE tiene 169. IU y CC han confirmado que le votaron. Algo falla. Se comentaba que el más veterano de los parlamentarios, Alfonso Guerra, fue uno de los dos socialistas que, en principio, no habrían apoyado al ahora presidente.

Y él, en declaraciones informales a los periodistas, se limitó a recordar lo obvio: que el voto es secreto. Así que no confirmó, pero, lo que es más importante, tampoco desmintió.

En los corrillos intervinieron también sus señorías. Los socialistas vaticinaban que puede repetirse la historia en la investidura de Zapatero y tal vez el próximo presidente del Gobierno no salga elegido en primera vuelta.

Pero, como no hay mal que por bien no venga, argumentaban que esa circunstancia serviría para lanzar un mensaje de independencia del PSOE respecto a los nacionalistas. Ya veremos.

Unos con ganas y otros, por los pelos 

La que tenía muchas ganas de empezar a trabajar es la nueva portavoz parlamentaria popular, Soraya Sáenz de Santamaría, que se ha puesto las pilas y ya ha anunciado que economía y justicia serán las prioridades de su grupo.

Y los que parecían tener menos prisa fueron Rosa Díez y Zapatero, que llegaron apenas diez minutos antes del inicio de la sesión.

Casi pillan a la vicepresidenta en funciones, María Teresa Fernández de la Vega, haciéndose una foto con los diputados valencianos entre los leones de la fachada del Congreso.

Y después, unos juraron y otros prometieron. Y ahí acaba todo. O, mejor dicho, ahí empieza todo