Compartir

José Bono ha sido el primer presidente del Congreso en la etapa democrática que no ha sido elegido en primera vuelta, al no contar con mayoría absoluta en la primera votación, y cuyo nombramiento lo ha conseguido en una segunda vuelta.

Todos los presidentes del Congreso desde 1977 consiguieron la mayoría necesaria en la primera votación y sus nombramientos no se tuvieron que posponer a una segunda ronda.

Fernando Álvarez de Miranda se alzó como presidente de la Cámara Baja en la legislatura constituyente al conseguir 212 votos a favor, de un total de 310.

Este puesto recayó en la I Legislatura en Landelino Lavilla, que el 3 de mayo de 1979 fue nombrado presidente con 186 votos a favor.

Gregorio Peces Barba fue elegido el 18 de noviembre de 1982 en la II Legislatura por 338 votos a favor, 8 en blanco y ninguno en contra, y consiguió el mayor respaldo dado a un presidente del Congreso durante la etapa democrática.

Sólo Pons y Rudi con apoyo de PP y PSOE 

Sólo Peces Barba, Félix Pons (1986-1989) y Luisa Fernanda Rudi (2000-2004) consiguieron ser elegidos presidentes de la Cámara Baja con el voto favorable de los dos grandes partidos.

Pons repitió en su cargo en la IV Legislatura (1989-1993), al sumar 184 votos de un total de 346, y en la V Legislatura (1993-1996), cuando recabó también el apoyo de 184 de los 348 diputados que votaron.

A Pons le sucedió Federico Trillo, que el 27 de marzo de 1996 fue elegido presidente del Congreso para la VI Legislatura con 179 votos.

Luisa Fernanda Rudi ocupó el sillón más alto de la Cámara Baja en la VII Legislatura al recibir el apoyo de 329 parlamentarios, 15 votos en blanco y cinco papeletas nulas.

En la pasada legislatura el cargo recayó en Manuel Marín, que consiguió el 2 de abril de 2004 el apoyo de 202 parlamentarios -todos excepto los del PP-, 142 en blanco y 3 nulos.