Compartir

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía de Torrelavega detuvieron el pasado día 29 a un hombre de 33 años, P.G.G., con antecedentes por agresión sexual, como presunto autor de la violación de una joven de 23 años a la que metió a la fuerza en su coche y poco después la bajó y la violó.

Según informaron fuentes policiales, la víctima declaró que los hechos tuvieron lugar sobre las ocho de la tarde del 28 de marzo cuando iba por la calle Casimiro Sainz y el acusado la obligó a entrar en la parte trasera del coche que conducía, en el que también había otro individuo que no participó en la agresión.

Tras amenazarla de muerte para que se callara, circularon algunos metros y poco después, y en la misma calle, el raptor bajó a la joven del vehículo y consumó la agresión sexual, dejándola allí mismo mientras él y su acompañante, que permaneció en el asiento del coche, abandonaban el lugar.

Ya estaba fichado 

La mujer se fue a casa y, cuando llegó su novio, se trasladaron al hospital Sierrallana y después denunció lo ocurrido en Comisaría. La joven, a petición de la policía, entregó las ropas que llevaba en el momento de la agresión, que no había lavado, y reconoció fotográficamente a su agresor, que se encontraba fichado, dado su historial delictivo.

El acusado, vecino de Torrelavega, fue detenido la tarde del día siguiente, y posteriormente fue reconocido sin ninguna duda por la joven en una rueda de reconocimiento.
P.G.G. ya había estado detenido en el año 2004 por agresión sexual y tiene otras tres detenciones por robos con violencia y lesiones. Negó los hechos y el día 31 pasó a disposición judicial.

Otro detenido

La Policía detuvo en Santander la madrugada del día 28 a otro individuo de 41 años, G.P.R., como presunto autor de los abusos sexuales sufridos por una joven de 28 años, a la que asaltó en el portal de su casa, cerca de la calle Menéndez Pelayo, sobre la una de la madrugada.

El acusado tocó a la víctima en diferentes partes del cuerpo, pero huyó ante los gritos de ella y la presencia de una persona que pasaba por el lugar.
Con los datos aportados por la víctima, el agresor fue detenido poco después cerca de allí.

Declaró que se cruzó con la chica y se acercó a ella, hablaron un poco y lo demás fue consentido por ella hasta que pasó una persona y no quiso seguir. G.P.R. carece de antecedentes y pasó a disposición judicial.