Compartir

Nunca los hemos visto pero el cine y la literatura han conseguido que les tengamos mucho cariño. Son los mamuts.

Las discusiones científicas sobre su desaparición han podido llegar a su fin gracias a un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Disminución drástica de la temperatura

El calentamiento de la Tierra comenzó hace unos 20.000 años. En esa época, en Francia la temperatura media era de -6º; hace 6.000 años ya era de 4ºC. Lo mismo ocurrió con las lluvias, que fueron disminuyendo a toda velocidad.

Ante este panorama climático los mamuts se fueron quedando sin lugares donde vivir. Los ejemplares que sobrevivían se fueron trasladando a las zonas siberianas. El estoque mortal a esta especie se la dio… el hombre (aunque como máximo cazase un ejemplar cada tres años). De hecho, si el mamut no desapareció hasce 126.000 años fue porque entonces no había Homo Sapiens en el norte de Eurasia.

Por este motivo los investigadores creen que donde se pueden encontrar restos de los últimos mamuts es en Mongolia.

Recosntruir su hábitat

Para llegar a estas importantes conclusiones, los científicos han recreado, con los datos de temperatura, lluvias,… los hábitats favorables para su desarrollo. Con este sistema también se va a poder predecir la desaparición de otras especies actualmente amenazadas.