Compartir

Este martes se celebran las sesiones constitutivas del Congreso y el
Senado, en la cuales tomarán posesión de sus escaños los diputados y
senadores a los que los ciudadanos dieron su confianza en las elecciones
del 9 de marzo.

Ayer finalizó el plazo de inscripción de los diputados, tras el cual se
constituyó la Mesa de Edad. Este órgano presidido por el diputado más
lóngevo y sus dos secretarias, las parlamentarias más jóvenes, será el
encargado de abrir la Legislatura y de dirigir la votación para la
designación del presidente del Congreso.

En contra de lo que pudiera parecer, Alfonso Guerra, a pesar de ser el único diputado permanente en las nueve legislaturas de la democracia española, no es el diputado más lóngevo. Puesto que ocupa otro parlamentario sevillano, José Manuel Albendea Pabón, de 71 años.

Salvo contratiempos, el ex ministro socialista José Bono será designado presidente del Congreso sin los apoyos, ya confirmados, de CiU o NaBai, en tanto Javier Rojo repetirá como máxima autoridad del Senado.

Fuerzas políticas

El PSOE seguirá siendo la primera fuerza política de la Cámara Baja, con 169 diputados, seguido del PP (154 escaños), CiU (10), PNV (seis), ERC (3), IU-ICV (2), BNG (2), CC (2), Na Bai (19 y UPyD, por primera vez en el Parlamento, (1).

Sólo los socialistas, los 'populares', CiU y PNV tienen asegurada, por número de escaños y votos obtenidos, la formación de grupos parlamentarios propios, de manera que las seis fuerzas políticas restantes deberán, en principio, integrarse como grupo mixto.

Las sesiones en ambas Cámaras comenzarán a las 10 de la mañana. Primero se votará al presidente del Congreso, el cual precisará de la mayoría absoluta de los votos (176) para ser designado en primera votación, mediante la introducción en una urna de papeletas con el nombre del candidato.

De no lograr la mayoría necesaria, se repetirá la votación entre los dos candidatos con más apoyos, y entonces sólo se requerirá mayoría simple para ser elegido presidente.
Tras el presidente, los diputados elegirán a los cuatro vicepresidentes; todavía deberán elegirse en una tercera votación los titulares de las cuatro secretarías de la Mesa de la Cámara, por el mismo procedimiento de introducción en una urna de los nombres de los candidatos.

Una vez elegidos, los nuevos miembros de la Mesa ocuparán sus puestos en el hemiciclo y prestarán juramento o promesa de acatamiento a la Constitución, con el presidente en primer lugar.
Después los harán los demás diputados electos, por orden alfabético, adquiriendo así la condición plena de parlamentarios.

Es tradición que, antes de levantar la sesión, el nuevo presidente de las Cortes pronuncie un discurso. A continuación se trasladará al Palacio de la Zarzuela para informar al Rey de la constitución de la Cámara y de la relación de representantes de las fuerzas políticas con las que Don Juan Carlos se reunirá para proponer candidato a la Presidencia del Gobierno.

La 'tarta a repartir' del Grupo Mixto 

La permanencia en el Grupo Mixto a lo largo de los próximos cuatro años es un problema económico para los partidos que lo formen, porque cuantos más haya en él, y en esta legislatura habrá siete si no se producen cambios, dejarán de recibir del Estado mucho dinero.

 Los resultados electorales del pasado 9-M han propiciado una configuración del Mixto en la que, de momento, aparecen ERC (3 diputados), BNG (2 diputados), CC (2), IU (1), ICV (1), Na-Bai (1) y UPyD (1). En total, 11 diputados.

El Grupo Mixto percibe aún, en concepto de subvención, 132.682 euros, que ha de dividirse entre los seis partidos citados de acuerdo con el número de diputados con los que cuenten.
Pero en la legislatura que empieza la situación se tuerce: el Mixto tendrá dos diputados más, por lo que la subvención resultará ligeramente superior a la mencionada, pero esa diferencia no compensará las necesidades de los partidos que, en consecuencia, perderán dinero.

De ahí la relevancia que ERC, IU, ICV, BNG y CC han dado a la negociación por buscar salidas a la austera disciplina del Mixto.
Por ejemplo, IU, que logró grupo propio la pasada legislatura al unirse con los dos diputados de ICV, recibe todavía una subvención de 112.563 euros que no ha de compartir con ninguna formación más