Compartir

El partido opositor MDC ha anticipado que, según sus datos, su candidato Morgan Tsvangirai, ha sacado el 60 por ciento de los votos. En segundo lugar, según los datos facilitados por el partido opositor, se encontraría la figura el ex presidente y candidato a la reelección Robert Mugabe, en el poder desde 1980, fecha de la independencia de Zimbabue.

El secretario general del MDC, Tedai Biti, dijo que estas cifras, facilitadas por la Comisión Electoral corresponden a 128 jurisdicciones electorales, de las más de doscientas distribuidas por todo el país.

Según Biti, la lenta entrega de los datos del escrutinio puede esconder un intento del partido gobernante de robar el sentido de la votación.
"Estamos ansiosos esperando los resultados finales. Recemos para que no vuelva a haber una manipulación de la voluntad popular", añadió el secretario general del MDC.

Los datos facilitados por el partido opositor, Movimiento para el Cambio Democrático, aseguran haber conseguido 96 escaños de las 128 circunscripciones electorales tabuladas por ese partido.
Las autoridades electorales han pedido al MDC que dejen de proporcionar resultados no oficiales e insisten en que sólo la Comisión Electoral está autorizada a ello.

Además de Tsvangirai y Mugabe competían por la Presidencia el ex ministro de Finanzas y candidato independiente, Simba Makoni, al igual que el líder de un partido cristiano.
Si ninguno de los aspirantes presidenciales obtiene más del 50 por ciento de los votos habrá una segunda vuelta, que, de celebrarse, sería la primera en la historia de este país.

Unos comicios históricos 

Zimbabue celebraba por primera vez en su historia elecciones presidenciales, parlamentarias y municipales al mismo tiempo.
Los resultados oficiales conocidos hasta ahora han dejado sin escaño a personas muy próximas al presidente del Gobierno en funciones.

Entre ellos se encuentra el ministro de Asuntos Públicos, Chen Chimutengwende, que perdió frente a la oposición en una región que se suponía era uno de los feudos del ZANU-PF.
También se ha quedado sin escaño el ministro de Justicia, Patrick Chinamasa, y hay versiones, aún no confirmadas oficialmente, de que hasta la vicepresidenta, Joice Mujuru, ha perdido su escaño.

La espera del escrutinio se produce mientras muchos habitantes de este país luchan entre la esperanza y el temor de que el partido gobernante frustre los anhelos de cambio.
El joven Takaenda Mazara dijo que, si Mugabe es reelegido, hará las maletas para juntarse a centenares de miles de compatriotas que buscan nuevas oportunidades en países como Mozambique.
"Espero que la oposición gane para quedarme en el país, pero si no haré las maletas y me iré", afirmó.

La gestión de Mugabe y su Gobierno ha llevado a Zimbabue a la peor crisis económica de su historia, con una hiperinflación superior al 100.000 por ciento y un desempleo cercano al 80 por ciento.
Mientras los resultados finales del escrutinio se dan a conocer las fuerzas policiales han incrementado en las últimas horas las patrullas en Harare y en las ciudades más importantes.
Los jefes militares y policiales ya han advertido que en Zimbabue no se repetirá la ola de violencia que se desató en Kenia a fines del año pasado a raíz de unas elecciones que fueron calificadas de fraudulentas por la oposición.