Compartir

La Antigua República Yugoslava de Macedonia canceló hoy un debate parlamentario para cambiar el nombre del país al decir que su propuesta para el cambio de nombre no satisfaría a Grecia.

Esta decisión se ha tomado en vísperas de la cumbre de la OTAN que se celebrará en Rumanía entre el 2 y el 4 de abril, y en la cual Croacia, Albania y Macedonia están invitadas para considerar su ingreso en la Alianza.

Grecia, que es miembro de la OTAN, amenaza con vetar la invitación si la república de la antigua Yugoslavia no cambia su nombre constitucional, ya que coincide con el nombre de una provincia del norte de Grecia, que es, además, lugar de nacimiento de Alejandro Magno.

Atenas no está contenta con la propuesta que ha realizado un mediador de la ONU, Matthew Nimetz, con el nombre de "República de Macedonia (Skopje)".
Macedonia dijo la semana pasada que dejaría que la Asamblea Nacional votara la propuesta para resolver la disputa presente desde hace 17 años, pero el Gobierno dijo hoy que esperaría al no tener la señal de que Grecia aprueba esta propuesta.

Quieren garantías

"¿Dónde está la garantía que nos asegura el que si nosotros aceptamos esta propuesta recibiremos una invitación para entrar en la OTAN?", dijo un funcionario del Gobierno macedonio.
La OTAN y la UE desean ver una solución a esta disputa por el bien de la estabilidad en los Balcanes.

La diplomacia occidental ya intervino en este país al lograr contener la inestabilidad entre macedonios y albaneses tras la guerra de Kosovo con la promesa de mayores derechos para un país con una minoría albanesa del 25%.

Macedonia limita con Kosovo, donde dos millones de albaneses declararon el pasado mes su independencia de Serbia con el respaldo de un gran número de países. Macedonia emplea su nombre en las relaciones bilaterales con muchos estados, pero aún es denominada "Antigua República Yugoslava de Macedonia" en la ONU, además de en la OTAN y la UE desde 1993, dos años después de separarse de Yugoslavia.