Compartir

La mayoría de los españoles (casi tres de cada cuatro) se muestra a favor de la instalación de más cámaras de seguridad en distintos lugares públicos porque consideran que aporta "más seguridad", según datos del avance provisional de resultados del Barómetro de febrero de 2008 elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Un 73,2 por ciento de los encuestados se posiciona a favor del aumento de cámaras, mientras que un 9,1 por ciento es contrario a este sistema. Asimismo, un 15,5 por ciento está indeciso y asegura que el uso de la videovigilancia "depende de la situación".

Más seguridad 

El principal argumento de los ciudadanos para apoyar esta iniciativa es el del aumento de seguridad. Así, un 71,1 por ciento de las personas a favor de la videovigilancia estima que proporciona más seguridad; un 18,6 por ciento afirma que permite la identificación de los delincuentes y un 11,6 por ciento considera que evita los delitos.

Por su parte, un 78 por ciento de los detractores de esta propuesta aseguran que su instalación supondría una pérdida de "intimidad, privacidad y libertad". Además, un 8,1 por ciento dice que se trata de una violación de los derechos individuales y, en un mismo porcentaje, advierten de que su uso no serviría "para nada".
A favor, pero según dónde 

Los bancos, los comercios y las guarderías de colegio son los espacios mejor considerados por los encuestados para proceder a la instalación de cámaras de seguridad. Por el contrario, las comunidades de vecinos y los lugares de trabajo son las zonas donde peor visto está el aumento de este sistema.

Datos personales  en Internet
El CIS pregunta qué percepción de seguridad tienen los españoles
relativos a los datos personales. Más de la mitad de los encuestados
dice que las compras por la Red mediante tarjeta de crédito no le
aporta "ninguna" seguridad
. Otras actividades como hacer la declaración
de la renta por Internet o realizar a través de este medio operaciones
bancarias tampoco reciben la confianza de los españoles. 

Un 68,2 por ciento señala que en ocasiones ha recibido llamadas
telefónicas o 'sms' con fines publicitarios sin haber facilitado sus
datos personales a las empresas. Sin embargo, casi tres de cada cuatro
de los encuestados no ha solicitado nunca cancelar sus datos personales
de algún registro.

Spam

En este sentido, un 21,8 por ciento afirma que la tarea de
cancelar sus datos ha sido "muy difícil", por tan sólo un 6 por ciento
que asegura que se trata de un proceso "muy fácil".