Compartir

Era una de las incógnitas más previsibles de Mariano Rajoy. Pío García Escudero volverá a ser portavoz del grupo popular en el Senado en la balbuciente legislatura, tal y como ha anunciado hoy el líder del PP ante la Junta Directiva Nacional de su partido.

Una ovación ha acogido el anuncio de la vuelta al hemiciclo como primer espada del PP de este enamorado de la fiesta de los toros, que a base de años en la Cámara Alta puede llegar a sentirse en ella tan a gusto como en el tendido del cinco en la madrileña plaza de las Ventas.

Que fuera compañero de José María Aznar en el madrileño colegio de El Pilar no parecía condición suficiente para predestinar su salto a la arena política, máxime cuando su vocación fue por otros derroteros, se convirtió en arquitecto y se especializó en la reconstrucción de monumentos históricos. La plaza mayor de Salamanca, la fachada plateresca de la universidad de esa ciudad o la Puerta de Alcalá de Madrid forman parte de su lista de actuaciones.

Diputado autonómico en los 90 

Tras su paso por Castilla y León como director general del Patrimonio y por el ayuntamiento de Madrid como director de rehabilitación, en 1991 fue elegido diputado autonómico madrileño en 1991 y dos años después ocupó la presidencia del PP de Madrid.

A partir de entonces, la Asamblea de Madrid, el ayuntamiento y el Senado han sido testigos del quehacer político de García Escudero, quien ha ido ocupando diversos puestos de responsabilidad en el PP desde que se estrenó como portavoz del grupo popular en la Cámara Alta en 1996.

Desde entonces ha logrado reconocimientos como los que le ha concedido en varias ocasiones y en diversas categorías (entre ellas senador del año y "azote" del Gobierno) la Asociación de Periodistas Parlamentarios.
Pero el reconocimiento que más ilusión le habrá hecho es el de haberse convertido el 9 de marzo en el senador más votado de la democracia, con casi 1,7 millones de votos.

Enfrentamientos dialécticos 

En la pasada legislatura y después de que José Luis Rodríguez Zapatero se comprometiera a acudir una vez al mes al pleno del Senado para contestar a las preguntas de la oposición, tuvieron bastante eco mediático alguno de los enfrentamientos dialécticos que mantuvo con él, entre ellos varios relacionados con la política antiterrorista.

Los protagonistas de esos debates seguirán siendo los mismos durante los próximos cuatro años a no ser que García Escudero sea llamado a más altas funciones en el seno del partido. Su nombre es uno de lo que suenan con insistencia para ocupar la secretaría general del partido tras el XVI Congreso nacional del PP, que se celebrará en Valencia del 20 al 22 de junio.