Compartir

La Comisión Europea ha admitido que este repunte de la inflación en marzo no
es un buen dato y ha pedido "extremo
cuidado" para evitar subidas encadenadas de otros precios y,
especialmente, de los salarios.

La oficina estadística comunitaria, Eurostat, ha informado hoy de que,
según su primer cálculo, el Índice de Precios de Consumo Armonizado
se aceleró en marzo en la eurozona hasta el 3,5%, dos décimas más
que en febrero.

Desde el Ejecutivo comunitario, la portavoz de Asuntos Económicos
y Monetarios, Amelia Torres, reconoció que "el dato no es bueno",
pues supera lo esperado por la Comisión Europea.

Torres apuntó al efecto de la
subida del crudo y de la apreciación del euro como causas del repunte, aunque emplaza al dato definitivo del 16 de abril para un análisis más profundo.