Compartir

El continuo encarecimiento del crudo y el elevado precio de algunos alimentos han vuelto a incrementar la inflación armonizada que en marzo subió dos décimas y alcanzó el 4,6%, la tasa más elevada desde 1997, cuando comenzó a elaborarse este indicador.

Así, el 4,6% corresponde al indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), difundido hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), cuyo dato definitivo se conocerá, al igual que el del IPC español -datos que pueden coincidir- el próximo día 11 de abril.

Además, según datos del INE la citada tasa sería 2,1 puntos superior a la registrada en el mismo mes del año anterior cuando se situó en el 2,5 por ciento.

El elevado precio que registran el crudo y algunos alimentos son los principales responsables de la elevada tasa de inflación.

En el caso de que el IPCA de marzo coincida con la tasa general de inflación española (IPC), se trataría de la cifra más alta desde julio de 1995, cuando el aumento de los precios alcanzó el 4,7%.

El encarecimiento del petróleo y los alimentos hizo que la tasa de inflación española de febrero se situase en el 4,4%, la más alta desde diciembre de 1995, lo que situó el diferencial de la inflación española con la del resto de países de la zona euro en 1,1 puntos.

Es un dato orientativo 

El indicador adelantado difundido hoy por el INE proporciona únicamente una información de carácter orientativo, por lo que no tiene que coincidir con la tasa general de inflación (IPC).

El objetivo general de inflación previsto por el Banco Central Europeo (BCE) para los países de la zona euro en 2008 se mantiene en el 2%.

El INE elabora este indicador para incorporarlo al cálculo del índice adelantado del IPCA de la zona euro que publica Eurostat, con el objetivo de ofrecer datos equiparables a los confeccionados en Estados Unidos.

El indicador adelantado se calcula utilizando la misma metodología que la empleada para el IPCA, con la única diferencia de la información que se utiliza ya que en el primero se ha de estimar ciertos datos de los que en el momento de la publicación aún no se dispone.