Compartir

Y además: · Se levanta el toque de queda en Bagdad

Muqtada al Sadr pidió hoy a sus seguidores del Ejército del Mahdi poner fin "a toda manifestación armada" en Basora y todas las ciudades del país, según una fuente del movimiento de Sadr.

"Para evitar el derramamiento de sangre y preservar la unidad de Irak, hemos decidido cancelar todas las manifestaciones armadas", reza el comunicado difundido en la ciudad santa chií de Nayaf, al sur de Bagdad, tras varias horas de negociaciones con el gobierno.

El clérigo dejó claro que él no se responsabilizará de "quienes porten armas y ataquen a miembros de los organismos de seguridad e instituciones del Gobierno iraquíes, y sedes de partidos políticos", es decir, elementos armados ajenos a su milicia.
En ese sentido, Muqtada instó a todos sus partidarios a colaborar con las fuerzas gubernamentales y repudiar los crímenes.

Más cerca del fin 

Además, pidió al Gobierno aplicar la ley de amnistía general, liberar a los presos, cesar las detenciones y dispensar los servicios básicos a la población, sin que todo esto signifique una condición para la declaración de alto el fuego.

El llamamiento a la tranquilidad se produce poco después de que fuentes cercanas a Sadr informasen de que su Bloque Político y el Gobierno abrieron un dialogo anoche para poner fin a la lucha que libran los seguidores del clérigo con tropas iraquíes y que han causado ya la muerte de unas 300 personas.
Según las fuentes, una delegación gubernamental llegó anoche a la ciudad de Nayaf, unos 160 kilómetros al sur de Bagdad, para negociar con representantes del clérigo chií.