Compartir

Un motorista de 36 años ha fallecido hoy en una colisión de tráfico ocurrida en kilómetro 327 de la N-320, cerca de la localidad madrileña de Torrelaguna, en la que también se han visto implicados una furgoneta y un turismo y que se ha saldado además con otras cinco personas heridas leves.

Según han informado a Efe fuentes de Emergencias 112, el accidente ocurrió alrededor de las 14.15 horas en un cruce de la M-320, al colisionar la motocicleta de gran cilindrada contra la parte posterior derecha de una furgoneta en la que viajaba una pareja y sus dos hijos, de 14 y 9 años.

El impacto también alcanzó a un turismo que circulaba por el lugar con cuatro adultos a bordo, e hizo que el motorista saliera despedido, mientras la motocicleta ardía en la cuneta y la furgoneta volcaba como consecuencia de una maniobra brusca realizada por su conductor.

Sin posibilidad de reanimación 

Dos dotaciones de Bomberos de la Comunidad, la Guardia Civil, una UVI móvil y un helicóptero del Summa se han desplazado al lugar del accidente donde a su llegada, los facultativos de Emergencias 112 han encontrado al motorista ya fallecido y sin posibilidad de reanimación, debido a la gravedad de las lesiones que presentaba.

Por su parte, los cuatro miembros de la familia que viajaba en la furgoneta han logrado salir del vehículo por su propio pie tras el vuelco y tres de ellos –un varón de 42 años y sus hijos, de 14 y 9– han precisado asistencia médica, dado que presentaban lesiones leves, aunque después todos han recibido el alta en el lugar.

Por su parte, solo dos de los cuatro ocupantes del turismo implicado -una mujer de 40 años y otra de 20, que estaba embarazada- han tenido que ser asistidas también por el Summa, pero ambas se encontraban bien y han recibido el alta médica.
Los Bomberos de la Comunidad han tenido que sofocar las llamas que han dejado completamente calcinada la moto en la que viajaba el fallecido.

La Guardia Civil de Tráfico ha cortado la circulación en la M-320 en ambos sentidos durante aproximadamente una hora y media, mientras los servicios de Emergencia realizaban su trabajo, y luego ha abierto un carril para dar paso alternativo al tráfico