Compartir

La Fiscalía de Madrid pedirá doce años de prisión para un hombre
acusado de haber matado a uno de sus presuntos secuestradores mientras
estaba retenido en una vivienda de San Martín de la Vega en 2005, dos
años más de los que solicita para otros tres implicados en el secuestro.

El juicio, mañana 

En el juicio, que se celebrará mañana en la Audiencia Provincial de
Madrid, el fiscal acusará a la víctima del secuestro, Borney Francisco
D.A., de los delitos de homicidio y lesiones, y además de la pena de prisión solicitará que indemnice con más de nueve mil euros de indemnización a
uno de sus captores, Andrés Marcel B.M.
Este último, junto a Francisco Miguel I.C., y Rolando A.S., está
acusado de un delito de secuestro, por el que la Fiscalía solicitará
para ellos diez años de prisión.

Según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio
Público, el 8 de diciembre de 2005, los colombianos Borney Francisco
D.A. y su compañera Jaklyn Nelly A.D. llegaron a Barcelona en un vuelo
procedente de Perú.
Allí fueron recogidos por Luis Alberto E., "El Viejo", y Francisco
Miguel I.C., "Paco", que les trasladaron en coche a Madrid, donde les
ofrecieron alojamiento en un apartamento de la calle de Alcalá de la
capital.

"Porfavor, ayúdenos"

El día 13, continúa el escrito fiscal, los mismos anfitriones invitaron a la pareja a comer en un restaurante de la localidad de Chinchón,
y con la excusa de "ver unos caballos", se acercaron a una finca del
padre de Francisco Miguel I.C. en el paraje de Valdemonjas, ubicado en
el mismo término municipal.
Una vez allí, cuatro personas con pasamontañas, armadas y "con actitud
amenazante", abordan a Borney y Jaklyn, y junto con "El Viejo" y
"Paco", les exigieron el pago de dos millones de dólares a cambio de su libertad.

Los rehenes pasaron un día en el paraje de Valdemonjas, y
después fueron trasladados en coches distintos a la localidad de San
Martín de la Vega, donde se instalaron en un chalé situado en la calle
Rioja.
Durante su estancia en esa vivienda, que duraría hasta el día 20,
Jaklyn Nelly escuchó decir a Andrés Marcel B.M que ella sería liberada llegada el momento, pero que a Borney le quitarían la vida.

La pareja urdió un plan para huir, y durante una visita a un
supermercado, Jaklyn Nelly dejó a una nota a la cajera con la siguiente
leyenda: "Por favor, ayúdenos, me tienen a mí y a mi esposo
secuestrado, por favor. La Rioja, casa 65", acompañado de un croquis
para llegar.

Aceite hirviendo 
Ya el día 20, aprovechando que estaban casi todos en la cocina,
Borney le hizo una seña a su compañera, y mientras ella salía de la
estancia, él arrojó aceite hirviendo de la sartén sobre Marcel y Carlos
Mario S.
Pese a que este último quedó paralizado, Borney se hizo con un cuchillo
y se lo clavó repetidas ocasiones, alcanzándole la región torácica, el
ombligo y la axila y el brazo y la mano izquierdos, provocándole la
muerte.
La pareja huyó de la vivienda y fueron recogidos por un coche que les
acercó al cuartel de la Guardia Civil.