Compartir

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha desvelado el secreto mejor guardado y ha propuesto el nombramiento de Soraya Sáenz de Santamaría como portavoz del grupo popular en el Congreso y la renovación de Pío García Escudero en su cargo como portavoz en el Senado.

Sáenz de Santamaría tiene "preparación, conocimiento, experiencia, trabajo y empuje" suficientes como para desempeñar con eficacia el cargo de portavoz parlamentaria, aunque, ha subrayado Rajoy, "todo el mundo tiene derecho a tener una oportunidad".

De García Escudero ha dicho que lo ha hecho "muy bien, tiene el afecto y el respeto de todos sus compañeros senadores y estoy convencido de que desarrollará su labor con más eficacia si cabe".

Ambos se han levantado para recibir la ovación de la Junta Directiva Nacional.

Todos los nombres del presidente 

Ana Pastor y Jorge Fernández serán vicepresidentes del Congreso e Ignacio Gil Lázaro y Celia Villalobos secretarios de la Mesa de esa Cámara. Los representantes del PP en la Mesa del Senado serán Juan José Lucas, Ramón Rabanera y Matías Conde

Rajoy ha subrayado también que no renunciará a un puesto en la mesa del Congreso y otro en la del Senado como le pide el PSOE para fomentar la pluralidad.

"No vamos a renunciar a ningún puesto", ha enfatizado, y ha dicho que el número de presidencias de comisiones parlamentarias que se le otorguen serán "un test" para ver la voluntad del Gobierno de llegar a acuerdos con el principal partido de la oposición.

Control y alternativa 

"Somos la oposición más fuerte que ha tenido España en su historia", señaló Rajoy, que aseguró que el partido está en mejores condiciones que nunca para que él sea el próximo presidente de los españoles en 2012 y, según afirmó, el PP ejercerá esa labor controlando al Ejecutivo y subrayando la solidez de la alternativa que el PP representa. 

Trabajar más y mejor 

Antes de ofrecer los nombres de los cargos parlamentarios, Rajoy ha hecho un análisis de los resultados electorales, que colocan al PP "en mejor posición" que este año para acceder a la Presidencia del Gobierno en 2012 y ha dado un 'tirón de orejas' a los dirigentes populares.

Ha explicado que el PP necesita "trabajar más y mejor", sobre todo "en ciertos territorios" para convencer a más ciudadanos de que su alternativa es posible y ofrece algo mejor que el PSOE, tras reconocer que los cuatro años de oposición han sido, tanto en clave interna como externa, "muy duros".

Rajoy se ha llevado cuatro de las siete ovaciones que esta mañana han brindado los líderes del PP, cuando habló de unidad antiterrorista, de que no renunciaría a puestos en las mesas de las cámaras, de que quiere ser presidente del país y al final de su intervención.

Las otras fueron para los dos futuros portavoces y para uno que se va, el hasta ahora portavoz popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, a quien Rajoy ha elogiado