Compartir

La Guardia Civil ha localizado hoy a unos 150 metros de la dársena pesquera de Melilla el cadáver de un joven, al parecer de un inmigrante, que falleció ahogado hace varios días. Es el segundo que aparece ahogado en la ciudad autónoma en una semana. La semana pasada otro inmigrante, un argelino, también fue localizado muerto flotando en las proximidades del puerto deportivo.

Según han indicado a Efe fuentes policiales, una lancha del Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas (GEAS) del instituto armado ha recuperado el cuerpo, que se encuentra en avanzado estado de descomposición.

Se desconoce su procedencia 

Al parecer, según las citadas fuentes, el joven podría ser de nacionalidad marroquí o argelina, aunque se desconoce con exactitud la procedencia, ya que el cuerpo podría llevar a la deriva alrededor de una semana.

La Guardia Civil baraja la hipótesis de que el inmigrante falleciera ahogado cuando intentaba cruzar a nado la distancia que separa el puerto marroquí de Beni Enzar de Melilla, que es de algo menos de un kilómetro.

Un método cada vez más usado 

La entrada a nado a Melilla desde el puerto marroquí de Beni Enzar, situado a unos 800 metros, se está convirtiendo en un método cada vez más usado por magrebíes que quieren entrar en territorio español para tratar de dar el salto a la península, indicaron las citadas fuentes.

Tras el final de las avalanchas en octubre de 2005 y el refuerzo del perímetro fronterizo con la construcción de la tercera valla, la sirga tridimensional, está dando paso a nuevas formas de entrada de inmigrantes en la ciudad autónoma.

Aunque las últimas cifras facilitadas por el Gobierno no tienen nada que ver con las registradas hace algo más de dos años, las mafias buscan nuevas vías para introducir inmigrantes en Melilla, sobre todo a partir del ocultamiento en dobles fondos de vehículos.

También, como los dos inmigrantes fallecidos, los hay de los que prueban suerte intentando entrar a nado, aseguran las fuentes.