Compartir

"La guerra contra el terrorismo es nuestra propia guerra" y una prioridad del futuro Gobierno, destacó Guilani, quien se declaró preparado para negociar "con todos aquellos que estén listos para abandonar las armas".

En su primer discurso tras obtener el voto de confianza unánime del Parlamento, Guilani también anunció ayudas al conflictivo cinturón tribal fronterizo con Afganistán, como "parte de una estrategia para luchar contra el terrorismo y el extremismo" que azotan Pakistán con especial virulencia en el último año y que hoy se cobraron la vida de una mujer y su hijo en un ataque en la localidad de Kohat (norte).

La apuesta negociadora de Guilani ha causado inquietud en EEUU, cuyo subsecretario de Estado, John Negroponte, calificó de incomprensible que "alguien piense en negociar con terroristas".

Al abandonar Pakistán hace dos días tras una primera toma de contacto con la nueva cúpula política del país, Negroponte recordó los 750 millones de dólares de ayuda quinquenal prometidos por EEUU para la zona tribal, al tiempo que reiteró que el terrorismo "tiene que ser combatido de manera efectiva".


EEUU acusa a Pakistán de permitir que el cinturón fronterizo sirva de base para talibanes
y miembros de Al Qaeda para sus operaciones en Afganistán.

Pakistan "quiere paz en Afganistán" 

Guilani reiteró que Pakistán "quiere paz en Afganistán" por su propio interés, y añadió entre las medidas para combatir el extremismo religioso la creación de un organismo que vigilará las cuentas y los programas de las madrasas (escuelas coránicas) del país, consideradas centros de adoctrinamiento de radicales.

El primer ministro expuso al Parlamento su programa de gobierno para los primeros 100 días tras obtener un voto de confianza no sólo de las fuerzas que formarán el Ejecutivo sino también de la oposición afín al presidente, Pervez Musharraf, algo inédito en la Historia de Pakistán.

Guilani, miembro del Partido Popular de Pakistán (PPP) de la asesinada Benazir Bhutto, aún ha de anunciar la composición de su Gabinete, que su formación negocia con sus socios de la Liga Musulmana-N de Nawaz Sharif y otras formaciones minoritarias.