Compartir

"El corte y el paro seguirá firme" han anticipado productores del interior del país. El viernes se celebró una extensa reunión entre
dirigentes de las organizaciones agropecuarias y autoridades del
Gobierno argentino, en la que no lograron llegar a un acuerdo.

Los bloqueos se desarrollan en algunos sectores de las provincias
de Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Tucumán y Santiago
del Estero, donde se impide el paso de camiones que transportan
productos vinculados al campo.

El productor Carlos Sarli, de la ciudad bonaerense de San Pedro,
aseguró que la huelga sigue más allá "de lo que digan los
dirigentes" de las entidades, quienes el viernes decidieron
suspender temporalmente, después de 17 días, la huelga contra el aumento de los impuestos
a la exportación de granos establecido recientemente por el
Gobierno.

Tensa espera 

Los productores permanecen a la espera de los resultados de la reunión convocada para
el próximo lunes por el Ejecutivo para continuar las negociaciones
con los dirigentes.

Además, las entidades del campo prevén reunirse este
sábado para analizar "las medidas a seguir" en el conflicto y
decidir si asisten al encuentro del próximo lunes.

El presidente de la Confederación de Asociaciones
Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, ha manifestado que la propuesta que el Gobierno les hizo este viernes a las
cuatro entidades "da risa, no se puede tomar en serio". Fue absolutamente nula la propuesta de diálogo. No hay ningún
tipo de interés por parte del Gobierno para destrabar este
conflicto", lamentó.

Durante la reunión, los dirigentes reclamaron que se suspenda el incremento de
los impuestos, lo cual fue rechazado por los funcionarios.

Problemas de abastecimiento 

De esta manera, los piquetes han derivado en el desabastecimiento
de productos básicos en muchas ciudades del país y la huelga
comercial también impactó en otros sectores de la economía, como la
industria, el transporte de carga y pasajeros.

La suspensión de los cortes en varias carreteras del interior del
país permitió que unos 230 camiones con frutas y verduras ingresaran
en las últimas horas al Mercado Central de Buenos Aires,
tras quedar
varados en las rutas del país.

La protesta del campo ha recibido muestras de respaldo por parte
de sectores de la población de Buenos Aires y otras grandes urbes de
Argentina, que esta semana realizaron 'caceroladas' de protesta
luego de que la presidenta del país, Cristina Fernández, advirtió
que no cedería a la "extorsión" de los productores agropecuarios.

La tensión comenzó a ceder este jueves, cuando la gobernante
moderó su discurso al afirmar que las puertas de la Casa de Gobierno
"están abiertas" y les pidió a las patronales agrarias que "levanten
el paro para dialogar".