Compartir

Varias familias han tenido que ser desalojadas hoy en Melilla, tras declararse un aparatoso incendio en una ferretería que ha causado una intensa humareda dado el material inflamable que se almacenaba en el establecimiento.

Según ha explicado a los periodistas el consejero de Seguridad Ciudadana, Ramón Antón, el fuego comenzó pasadas las 4.30 horas de esta madrugada en un edificio de la calle Carlos Ramírez de Arellano por causas que todavía se desconocen y que está investigando la policía científica.

Varias dotaciones de bomberos continúan trabajando en el edificio, ya que existen grandes dificultades para extinguir los distintos focos que todavía permanecen activos.
Para facilitar las labores de extinción, se ha decidido derribar la fachada del inmueble, ya que el acceso a pie de los efectivos no ha sido posible dado el peligro de derrumbe que existía por el daño que ha sufrido la estructura.

Intensa humareda

La ferretería se encontraba situada en la planta baja del inmueble, mientras que el piso superior servía para almacén, por lo que, según Antón, se están realizando las diligencias para determinar si los propietarios del negocio tenían permiso para ello.

En torno al lugar del suceso se ha concentrado un gran número de ciudadanos, atraídos por la intensa humareda que se ha generado y que ha llegado a dificultar incluso la visibilidad en las calles colindantes, que han tenido que ser cortadas al tráfico.

Una de las afectadas por el incendio, María Pérez Aragón, ha manifestado a los periodistas que el fuego la sorprendió mientras dormía.
Alertada por los ruidos de las llamas y por el trasiego de camiones
, la vecina del inmueble donde se ha declarado el incendio fue una de la que avisó al resto de los inquilinos del edificio, quienes fueron atendidos con mantas por miembros del propio servicio de Bomberos.

Aunque el fuego aún no se ha extinguido totalmente, sí está controlado una vez que una grúa de cien toneladas ha derribado el edificio ante la atenta mirada de curiosos y del propio presidente de Melilla, Juan José Imbroda, quien al conocer la noticia se ha desplazado hasta el lugar.