Compartir

Robert Mugabe conserva un título honorario de la corona británica, el de Comandante Caballero de la Orden de Bath, pero se ha convertido en el líder africano más crítico del Reino Unido, cuyo Gobierno, según dice, quiere derrocarlo.

Robert Mugabe, de 84 años, sujeta las riendas del poder en Zimbabue desde 1980, el mismo año que el país nació de las cenizas del Gobierno minoritario de Ian Smith, no reconocido internacionalmente, y se convirtió en una república independiente.

Nacido el 21 de febrero de 1924 en la villa nororiental de Matibiri, Mugabe, católico, fue formado por maestros maristas y jesuitas hasta convertirse en profesor, el primer grado que consiguió en una formación que completó mientras estaba encarcelado.

Héroe respetado 

Está considerado como uno de los héroes más respetados en la lucha por la independencia africana. A pesar de su discurso agresivo y la represión política que ejerce en su país, aún recibe aplausos cuando se reúne entre sus pares africanos.
"Mugabe es nuestro hermano africano", afirmó en diciembre pasado el presidente de Senegal, Abdoulaye Wade.

Comenzó la lucha política a los 36 años, cuando se unió al Partido Nacional Democrático, que fue prohibido por el Gobierno de Ian Smith. Pasó por otros grupos políticos en la naciente lucha independentista zimbabuense, que lo llevó a la cárcel en 1964.

Estuvo en prisión diez años, y luego se vio forzado a vivir en el exilio, lo que le impidió participar activamente, dentro de su país, en la lucha por la independencia, que llevaron a cabo otros líderes que, sin embargo, quedaron desplazados al nacer la república.

Mugabe formó parte de los firmantes de los acuerdos de Lancaster House suscritos por el Gobierno de Smith y los líderes de la guerrilla, y sancionados también por la antigua colonia, el Reino Unido.
En las elecciones posteriores, el partido de Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue (ZANU, en inglés), consiguió la mayoría de los puestos del Parlamento, y Robert Mugabe se convirtió en el primer ministro de la naciente república.

Ese puesto quedó abolido en 1987, y Mugabe se convirtió en presidente, un cargo que entonces se creaba. Lo sigue siendo, después de sucesivas elecciones y, según dijo en 2005, sólo tiene previsto retirarse "cuando llegue a los cien años".

Maestro de dura retórica

Aunque maestro de formación inicial, Mugabe cuenta con varios títulos superiores, incluyendo un master en economía, un sector que ahora se ha vuelto su principal dolor de cabeza porque su país atraviesa la peor crisis de su historia.

A pesar de su edad avanzada, Mugabe sigue siendo un hombre que demuestra gran energía. De retórica dura, no suele tener pelos en la lengua para calificar a sus oponentes políticos, a quienes califica, como poco, de traidores o títeres de Occidente.

Desde que a comienzos de esta década expropió miles de granjas a propietarios blancos en una reforma agraria de caóticos resultados, Mugabe está convencido de que el Reino Unido y otros países quieren derrocarlo.

La crisis económica que atraviesa Zimbabue, con una inflación superior al 150.000 por ciento y un desempleo del 80 por ciento, la atribuye Mugabe a las sanciones económicas impuestas por los gobiernos occidentales.
Pero esas sanciones sólo impiden viajar a esos países a los hombres de su régimen, sus cuentas bancarias están congeladas y, además, existe prohibición de comerciar con Zimbabue con materiales destinados al Ejército y a la policía.

Antiguo "granero de África"

Pero, gracias a la cooperación de organizaciones internacionales, centenares de miles de personas pueden comer todos los días en Zimbabue, a causa de baja producción agrícola en un país que hasta hace poco estaba considerado "el granero de África".

Robert Mugabe fue distinguido con el Premio Internacional de Derechos Humanos de la Universidad de Howard en Washington (1981) y el premio de la ONU por su lucha contra el hambre en África (1988).

En 1960 se casó con la ghanesa Sally Mugabe, quien falleció de cáncer en 1992. Antes de quedarse viudo mantuvo una relación extramarital con su secretaria Grace, 40 años menor que él y con la que se casó en 1996. Los dos primeros hijos de Robert Mugabe y Grace fueron concebidos fuera del matrimonio. El tercero, Chatunga, cuando el gobernante tenía 73 años.