Compartir

Dos hermanos de los detenidos y acusados del asesinato de la niña
onubense Mari Luz Cortés, han sufrido sendas agresiones en las últimas
horas por parte de vecinos de la barriada de El Torrejón, que les
habrían acusado de ser cómplices de los hechos.

La primera agresión tuvo lugar cuando uno de los hermanos era
entrevistado por una cadena de televisión en directo, y varios vecinos
llegaron a su altura para atacarlo delante de las cámaras, hasta que
los propios periodistas y posteriormente fuerzas antidisturbios
consiguieron separarlo de los agresores.

La agresión se produjo cuando se desplazó al centro de salud del barrio
para recoger una dosis de metadona, tratamiento que sigue contra la
drogadicción, después de ser increpado al defender, al parecer, la
inocencia de su hermano.

Además, según adelantó hoy el rotativo 'Odiel Información', otro hermano,
conocido como 'Curro el pintor' en el barrio, ha sido amenazado por los
vecinos, igual que a varios miembros de la familia, por lo que han sido
realojados en una vivienda nueva. 

Fuentes policiales han confirmado a Efe que 'Curro el pintor' ha sido
una de las personas que más ha colaborado en la investigación, como
reconoció el propio padre de la niña nada más hacerse pública la
detención de los presuntos autores.
Ante esta situación, los agentes antidisturbios desplazados a Huelva el
pasado jueves seguirán en la ciudad al menos durante la jornada de hoy,
según las fuentes.

Dos visitas al mes en un juzgado 

La fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, ha revelado en rueda de prensa que el presunto autor de la muerte de la niña Mari Luz Cortés, S.V.G., se ha estado presentando regularmente los días 1 y 15 de cada mes en un juzgado, en cumplimiento de las medidas cautelares que le impuso el juzgado de instrucción 8 de Sevilla por tocamientos a una menor en diciembre de 2006.

Segarra cree que existió un "defectuoso control" judicial de S.V.G., que estuvo en paradero desconocido para cumplir la pena por abusar de su hija y que, según se supo hoy, tiene cinco de sus nueve causas judiciales recientes referidas a abusos sexuales a menores.

Su última presentación se produjo el pasado 3 de marzo en Cuenca, ciudad en la que fue detenido unos días después por su implicación en la muerte de la pequeña onubense Mari Luz Cortés.
Paradójicamente, el juzgado penal 1 de Sevilla lo tenía al mismo tiempo en paradero desconocido, de forma que S.V.G. no pudo ser citado para cumplir la condena de dos años y 8 meses de cárcel por abusar sexualmente de su hija de 5 años.

Santiago del Valle y su hermana Rosa, acusados de la muerte de la niña onubense Mari Luz Cortés, están ingresados desde esta tarde en la zona de la Prisión Provincial de Huelva de máximo aislamiento, tras permanecer desde anoche en un zona también aislada pero en el punto de ingresos de la cárcel. 

Reconoce un "defectuoso control" de la condena 

En una nota de prensa, Segarra ha afirmado que el juzgado penal 1 de Sevilla incurrió en un "defectuoso control" del cumplimiento de esta condena y ha asegurado que la Fiscalía sevillana no recibió hasta el pasado 7 de marzo la notificación del juzgado sobre el paradero desconocido del acusado, por lo que inmediatamente, el 19 de marzo, solicitó que se dictase una orden de búsqueda y captura.

Estas fechas de la Fiscalía contrastan con las facilitadas a Efe por el propio juzgado, según el cual desde el 9 de octubre de 2007 la Fiscalía estaba notificada oficialmente de la desaparición del imputado.
Segarra, que ha elevado un informe al Fiscal General del Estado, ha asegurado que también ha fallado el "tiempo prolongado" de dos años y ocho meses que tardó la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla en confirmar la condena por abusos contra S.V.G.