Compartir

El ministro de Asuntos Exteriores macedonio, Antonio Milososki, afirmó hoy que su Gobierno está dispuesto a pedir al Parlamento que considere la posibilidad de establecer un nuevo nombre para el país con el fin de acabar con la disputa que mantiene al respecto con Grecia y así facilitar su adhesión a la OTAN.

En relación con la sugerencia realizada por el mediador de la ONU, Matthew Nimetz, para que la ex república yugoslava cambie su nombre por el de 'República de Macedonia (Skopje)', dijo: "Tras quince años de conversaciones creemos que esta propuesta es la final en este proceso".

Aunque se negó a indicar si el Gobierno ha aceptado el nombre de consenso, Milososki aseguró que el Parlamento probablemente discutirá sobre la propuesta el próximo lunes. Será la primera vez que una propuesta para un cambio de nombre se debate en la Asamblea Nacional.

El veto de Grecia 

Tras las conversaciones mantenidas esta semana en Nueva York con el embajador griego, Adamantios Vassilakis, y el embajador macedonio, Nikola Dimitrov, el enviado de la ONU concluyó que "las posturas" de ambos países "aún son diferentes". "No hay un encuentro de opiniones sobre qué nombre debería ser", añadió.

"Usé la oportunidad para dar mis opiniones a las partes y esbozar lo que pensé podía ser una solución razonable", explicó Nimetz, que no quiso precisar los detalles de esta solución. No está claro aún si Grecia aceptará la denominación de 'República de Macedonia (Skopje)'.

Las presiones para resolver la disputa se han intensificado a medida que se acerca la celebración de la cumbre de la OTAN en Bucarest (Rumanía), del 2 al 4 de abril, cuando la alianza militar valorará la posibilidad de aceptar como miembros a Croacia, Albania y Macedonia. Mientras, Grecia amenaza con vetar la adhesión de Macedonia a menos que cambie su nombre, el cual coincide con el de la provincia griega más septentrional.