Compartir

Los cerca de 200 funcionarios de Justicia en el ámbito no transferido, que desde esta mañana se encuentran concentrados en los aledaños de la sede del Ministerio que dirige Mariano Fernández Bermejo, protestaron en contra de la negativa de la Administración a equiparar sus sueldos con los de los compañeros del ámbito sí transferido cantando y bailando una adaptación de la popular canción que representará a España en el festival de Eurovisión, 'el Chiki-chiki'.

Desde el pasado 4 de febrero, cerca de 9.000 trabajadores dependientes del Ministerio en aquellos órganos en los que las competencias aun no han sido transferidas mantienen una huelga indefinida para denunciar lo que consideran una "discriminación salarial", que en ocasiones alcanza hasta los 300 euros en comparación con los funcionarios de las comunidades autónomas en las que las que el Gobierno ya ha transferido sus competencias.

 

 

"Estoy en huelga desde hacer una 'jartá'" 

En el día de hoy y coincidiendo con la convocatoria de la decimoprimera mesa de negociación entre sindicatos y representantes del Ministerio desde que comenzaron las movilizaciones, los trabajadores que habitualmente acompañan a sus representantes sindicales aprovecharon para desplegar esta peculiar versión de 'el Chiki-chiki', cuya primera estrofa dice: "Perrea, Perrea/ Tengo un problema profesional/ y vengo a contarlo, me voy a desahogar/soy funcionario judicial/ y estoy en huelga desde hace una 'jartá'".

En esta novedosa letra no se obvian críticas y reproches al ministro de Justicia. Así la segunda estrofa reza: "Lo saben los jueces, lo saben los fiscales/ Tu eres 'mu' tonto y 'tol' mundo lo sabe/ Lo saben aquí, lo saben en San Boi/ si hasta lo sabe la niña de Rajoy/ Baila Marianito, baila Marianito".
No obstante, el tema central de este 'Chiki-chiki de Bermejo' está destinado a denunciar la situación que los funcionarios consideran injusta como en la estrofa en la que insisten: "Con este sueldo no me llega 'pa na'/ Y si no me llega me voy a trasladar/ A Coruña, a Sevilla, a Pamplona o a Xativá/ Te juró por mi madre que aprendo valencià".

'El Quisquilla de África'

Según informaron fuentes sindicales, el autor de la novedosa versión es un funcionario de Ceuta conocido como 'El Quisquilla de África y los descabezaos', al que "su mujer le compró en una tienda unas gafas y un medallón enorme" para parecerse al autor de 'el Chiki-chiki' original, Rodolfo Chikilicuatre, que en sus actuaciones luce un tupé a lo Elvis, gafas y una pequeña guitarra de juguete.

Además, del 'Chiki-chiki de Bermejo' los funcionarios también han adaptado la canción de 'Clavelitos, clavelitos' cuyo estribillo dice: "Zapatero, Zapatero/ Escucha de una santa vez/ son 200, ay 200/ que pedimos una y otra vez/ a Bermejo, a Bermejo/ que nos pague de una santa vez/ no te duermas y llámale pronto/ que este tío está loco de atar".

También están, entre otras, la versión del 'Asturias patria querida': "Bermejo ponte las pilas/ y baja ya a negociar/ pedimos sólo justicia/ respeto y dignidad. O hasta una versión del Pichi madrileño que dice: Bermejo/ es el ministro que castiga/ desde Soria hasta Melilla/ con insultos y mentiras/ sin talante dialogante/ un ministro dictador".