Compartir

La entrada en vigor esta medianoche del acuerdo de 'cielos abiertos' entre la Unión Europea y Estados Unidos pondrá fin a la mayor parte de las restricciones impuestas durante años a las aerolíneas que operan entre las dos orillas del Atlántico.

Billetes más baratos, un aumento del tráfico de pasajeros y la creación de miles de empleos son algunos de los beneficios que la Comisión Europea espera del pacto con Washington, alcanzado tras años de negociaciones.

Desde el próximo domingo, las aerolíneas europeas podrán volar sin restricciones a todos los aeropuertos estadounidenses desde cualquier punto de la Unión y no sólo desde su país de origen como ocurría hasta ahora.
Además, se permitirá que una aeronave salida desde Europa vuele primero a Estados Unidos y después a un país tercero.

Más fácil volar 

El acuerdo de 'cielos abiertos' elimina todas las limitaciones sobre rutas, precios y número de vuelos semanales vigentes en algunos Estados miembros.
Con ello, está previsto que aeropuertos como el de Heathrow en Londres incrementen su número de vuelos a EEUU un 20 por ciento, o que en España se efectúen quince nuevos viajes al otro lado del Atlántico cada semana.

España, junto a Reino Unido, Irlanda, Grecia y Hungría podrá con el acuerdo equiparar la situación de sus compañías con las de los otros dieciséis países europeos que ya tenían pactos bilaterales de este tipo con Estados Unidos.
Otros seis estados miembros -Estonia, Letonia, Lituania, Chipre, Eslovenia y Bulgaria- no tenían ningún convenio, por lo que hasta ahora no han tenido viajes a Estados Unidos.

Bajo coste con destino a  América 

La comisión Europea calcula que los vuelos transatlánticos aumentarán un 8 por ciento de aquí al verano y que durante los próximos cinco años el tráfico de pasajeros crecerá un 50 por ciento, hasta llegar a los 76 millones de personas.
Las estimaciones de la Comisión hablan también de la creación de alrededor de 80.000 nuevos puestos de trabajo en la UE y en EEUU durante este periodo y de unos beneficios de 12.000 millones de euros para las consumidores.

El comisario europeo de Transportes, Jacques Barrot, aseguró en una rueda de prensa que el aumento de la competencia debe traducirse en menores precios para los pasajeros y recordó que la compañía irlandesa Ryanair ya tiene en mente vuelos de bajo coste entre Europa y Estados Unidos.

La puesta en marcha del acuerdo de 'cielos abiertos' marca "el comienzo de una nueva era en la aviación transatlántica", según Barrot, quien, insistió en que el objetivo final de Bruselas es lograr un "área de aviación totalmente abierta" entre las dos zonas.