Compartir

Un grupo de ganaderos del sector lácteo convocados por COAG-Castilla León se ha reunido esta mañana frente al Ministerio de Agricultura en Madrid para regalar 3.000 litros de leche a los ciudadanos y quemar una pirámide de unos 500 briks de diferentes marcas (esto último fue finalmente impedido por la Policía). Su objetivo es reivindicar su situación frente a la industria que, según denuncian, ha reducido unilateralmente en 0.06 euros el precio que reciben por cada litro de leche.

"Nos lo están pagando a 0,38 euros, esto es ruinoso para nostros", denuncia Félix Roncero, responsable del sector lácteo de Castilla León de COAG, la principal organización de agricultores y ganaderos del país. Y es que de acuerdo con COAG el coste de producción de cada litro de leche se sitúa entre los 0.40 y los 0.42 euros, con lo que estarían perdiendo dinero con cada venta.

A un euro el brik

La rebaja a los ganaderos podría parecer contradictoria en un momento en el que el precio de la leche se sitúa en sus cuotas más altas. Según datos de este mes de la organización de consumidores FACUA, la mitad de las marcas supera los 90 céntimos por litro, y algunas llegan incluso a superar el euro. En los dos últimos meses, se percibe una leve bajada del 1,4%. No obstante, entre principios de agosto y noviembre del año pasado sufrió una subida del 26,4%. FACUA denunció entonces las desproporcionadas subidas de la leche ante la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), solicitando que investigase si se estaban produciendo prácticas especulatorias.

Reivindicaciones 

Para Roncero el resumen de la situación es el siguiente: "las industria abusa de nosotros y las distribuidoras del consumidor". Y explica que cada una de estas partes se lleva unos 0.25 euros de cada litro de leche, un "margen comercial excesivo". Por ello piden al Ministerio de Agricultura y Pesca una ley de comercio para productos básicos "que establezca más control y que obligue a pagar al momento al ganadero". "La Administración nos vendió que había que modernizarse, nos hemos endeudado y ahora no podemos cubrir los costes de amortización", insite Roncero.

En busca de soluciones 

Carlos Escribano, director general de Ganadería,  ha reconocido hoy que "estamos asistiendo a problemas en el sector", y asegura que el Ministerio está dispuesto a "intervenir en todo lo posible" como intermediario entre las partes que intervienen en la formación de los precios. "Hemos sugerido como procedimiento el establecimiento de un 'Código de buenas prácticas' que fije las relaciones entre ganaderos e industrias".

Escribano, que ha revelado que ya están convocadas tres mesas de trabajo, la primera de las cuales se reunirá el próximo 3 de abril, ha delcarado que para arreglar las discrepancias son necesarias "las mesas de diálogo para llegar a un modelo estable como el que está funcionando en la mayoría de los países de la Unión Europea".