Compartir

Aunque una de las canciones del verano fue el "Love is Gone" de David Guetta, las cifras se han empeñado en llevarle la contraria, al menos en España.

Un total de 141.246 parejas se disolvieron el año pasado, un 9 por ciento menos respecto a las 155.628 rupturas que se produjeron a lo largo de 2006, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Esta cifra se acerca a las 149.454 rupturas consumadas en 2005 y las 135.121 de 2004, previos a la aprobación por parte del Gobierno del denominado 'Divorcio Exprés', que abrió la posibilidad a las parejas de acceder al divorcio de manera directa, sin necesidad de separación previa y sin tener que alegar una causa.

De hecho, de las 141.246 rupturas producidas el año pasado, un total de 130.840 fueron divorcios, 10.210 separaciones y 196 nulidades.
Los datos del CGPJ muestran que, salvo en el caso de las nulidades matrimoniales (pasan de 153 a 196), han descendido todos los tipos de rupturas: los divorcios consensuados (de 85.645 a 80.619), los divorcios no consensuados (de 55.672 a 50.221), separaciones de mutuo acuerdo (de 8.796 a 6.541) y separaciones contenciosas (de 5.362 a 3.669).

Evolución de las rupturas en los últimos siete años

En cualquier caso, salvo en el último año, la evolución de las rupturas familiares en España siempre ha ido en alza: 102.548 (2000), 103.293 (2001), 115.278 (2002), 126.933 (2003), 135.121 (2004), 149.454 (2005), 155.628 (2006) y 141.246 (2007).
En lo que se refiere al periodo afectado por la entrada en vigor de la citada normativa, entre 2004 y 2007, las rupturas aumentaron un 5 por ciento.

Por tipos, los divorcios consensuados aumentaron un 155 por ciento (de 31.569 a 80.619) y los divorcios no consensuados un 139 por ciento (de 21.022 a 50.221), mientras que las separaciones de mutuo acuerdo se redujeron en un 88 por ciento (de 55.637 a 6.541) y las contenciosas bajaron en un 86 por ciento (de 26.973 a 3.669).

Aumento de las rupturas netas

A pesar del descenso registrado en el último año por el CGPJ, el Instituto de Política Familiar advierte que el número total de rupturas fue superior a las de 2006, teniendo en cuenta que el número de divorcios sin separación previa es mayor.

Esta circunstancia influiría en la cifra total de rupturas anuales ya que, una parte de los divorcios provendrían de separaciones en años anteriores.
Así, según sus datos, el 82 por ciento de los divorcios se habrían producido sin separación previa en 2007, mientras que en 2006, la proporción se sitúa en el 69,6 por ciento (datos del Instituto Nacional de Estadística).

Asimismo, el número total de "rupturas nuevas" en 2007 (sin contar los divorcios que proceden de separación) alcanzó las 117.695, mientras que en 2006 esa cifra fue de 112.668.
En opinión del IPF, las rupturas disminuyen en dos fases: separación y posterior divorcio y, en la actualidad, once de cada doce parejas que rompen optan por el divorcio, sin pasar por una separación previa. Por todo ello, el número total de 'rupturas netas' ha aumentado un 43 por ciento en 2007 frente a 2004, año en que se produjeron 82.530.