Compartir

Benjamín Lora Graván, vecino de El Puerto de Santa María (Cádiz), ha confesado que cometió abusos sexuales contra 7 alumnas del colegio portuense donde ejercía como profesor durante el curso 2005-06.

Lo hizo ayer en el Juzgado de lo Penal número 1 de Cádiz, después de declararse inocente durante la anterior instrucción del procedimiento que le mantenía en libertad a la espera de la celebración del juicio.

Ahora, tras aceptar que cometió los delitos y su consiguiente sentencia pactada por las partes, el condenado ha evitado que las menores víctimas de los abusos tengan que declarar ante el juez.

La condena suma diez años y medio de prisión, pero en aplicación de una medida legal, el procesado tendrá una pena real de cuatro años y seis meses. Además, tendrá que indemnizar con 9.000 euros a cada una de las siete víctimas de sus abusos.