Compartir

La acción de las familias de dos de los cuatro menores de entre 13 y 15 años acusados de abusar del niño se produjo después de que la madre de éste, María Teresa S.B., denunciara públicamente los hechos e implicara en los mismos a los cuatro muchachos.

En las diligencias instruidas por el instituto armado sobre este caso únicamente figuraba como imputado uno de los menores, de 13 años, al que las diligencias policiales atribuían la presunta autoría de delitos de amenazas, coacciones, agresión sexual y lesiones.

La Fiscalía de Menores, al cargo de las diligencias de este caso, ordenó el archivo de la causa contra el muchacho, que será trasladado por la Consejería de Educación a un nuevo centro educativo, al no contar éste con edad suficiente para imputarle delito alguno.

La acusación 

Según el relato de la madre de la víctima, que ha dejado de asistir a clase y se encuentra en tratamiento psiquiátrico, los cuatro alumnos del centro Nueva Andalucía de la Curva de Adra -tres de ellos de 13 años y uno de 15- sustrajeron en diversas ocasiones con anterioridad al 21 de febrero la bicicleta de su hijo, cuando iba a clases particulares, para, con el pretexto de poder recuperarla, conducirle a una cabaña situada en un descampado.

En ella, el menor contra el que se abrieron diligencias habría abusado sexualmente del niño en al menos cuatro ocasiones, mientras que otro le agarraba para favorecer las agresiones, un tercero grababa los hechos en su teléfono móvil y un cuarto implicado se limitaba a presenciar la escena, tal y como relató la madre de la víctima