Compartir

"Pronto viene la cumbre otra vez", indicó Chávez en un acto celebrado en la ciudad amazónica de Belén con movimientos sociales del estado brasileño de Pará, y "vamos a ver si el Rey me manda a callar", declaró, entre las ovaciones de los cerca de 500 asistentes.

El líder venezolano afirmó que, en ese caso, "no me callaré, porque la voz no es mía, es la voz de los pueblos de este continente".

"Nuestras voces se han despertado y no habrá nada ni nadie que vuelva a callarlas", afirmó Chávez, "no habrá fuerza en este mundo que haga callar la voz de los pueblos".

Con ese acto, Chávez concluyó su visita oficial a Brasil, que comenzó el jueves en Recife, capital del estado de Pernambuco, donde discutió con su homólogo, Luiz Inácio Lula da Silva, diversos asuntos bilaterales y regionales.