Compartir

El juez Rafael Tirado Márquez, que mantuvo en libertad al presunto autor de la muerte de la niña Mari Luz Cortes, ha dicho que siempre que la causa estuvo bajo su control se tramitó con celeridad, aunque lamentó que la funcionaria encargada de hacerlo estuvo cinco meses de baja sin sustitución.

El juez, que hoy ha explicado la tramitación de la causa a un inspector del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha manifestado que desde que en marzo de 2006 firmó la orden de ingreso en prisión de Santiago del Valle García hasta el pasado 19 de marzo nadie le informó de la tramitación, asunto que es competencia de los funcionarios de su juzgado.

Tirado Márquez ha explicado que la funcionaria encargada de ejecutar las sentencias estuvo cinco meses de baja sin ser sustituida por la Junta de Andalucía, lo que acarreó un atraso en las seiscientas sentencias que se encuentran en fase de ejecución en su juzgado.

Prisión incomunicada 

La jueza del Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva decretó anoche prisión incomunicada para Santiago del Valle y su hermana Rosa acusados del asesinato de la pequeña Mari Luz Cortés. 

Tras prestar declaración en la Audiencia Provincial de Huelva, donde llegaron ayer, jueves, sobre las 17:00 horas, la jueza del Juzgado de Instrucción número 1 de esta ciudad les comunicó la orden de prisión incomunicada por el asesinato de Mari Luz.

Según las mismas fuentes, la jueza ha decretado, asimismo, que Santiago del Valle debe empezar a cumplir "inmediatamente" la sentencia dictada en 2002 por el juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla.
Esa sentencia le condenaba a dos años y nueve meses de cárcel por abusar sexualmente de su hija, que en el momento de los hechos tenía cinco años.

Del Valle tiene también pendiente otra condena de dos años de cárcel que dictó el juzgado penal 4 de Sevilla en diciembre de 2004 por agredir sexualmente a otra menor de 9 años, a la que sorprendió en la escalera de su vivienda.

Al salir no hubo incidentes 

La salida de los dos detenidos de la Audiencia a la cárcel se ha producido esta noche sin incidentes, a pesar de que ayer por la tarde las Fuerzas de Seguridad se tuvieron que contener a los presentes tras un cordón policial reforzado por vallas de seguridad, que esperaban a los imputados.

A su llegada a la Audiencia Provincial de Huelva, más de 300 personas les increparon al grito de "asesinos" y les arrojaron palos, piedras y botellas.
Los altercados se saldaron con dos detenidos, uno de ellos menor, y con cinco heridos, dos periodistas, una de ellos redactora de Onda Cero Huelva y el otro un cámara de una productora que trabaja para la cadena Cuatro.