Compartir

Por la mañana un buen tazón de chocolate, a mediodía un caldero de patatas fritas y, por la noche, judías o potaje. Adolfo Saiz, un campesino que cumple mañana 106 años tiene claro el truco de su longevidad: “Trabajar mucho y comer bien”, aconseja orgulloso.

Tras una dura vida de trabajo en el campo llegó a la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz a sus 55 años para trabajar en una empresa de azulejos y hasta que cumplió 103, este abuelo que hoy cuenta ya siete bisnietos, vivía solo y se encargaba de todo: la comida, la compra, el cobro de la pensión…

“También iba todos los días a ayudar a sus nietos a la tienda”, revelan sus hijos Basiliso y Josefa. Aunque la fecha es mañana, ayer lo festejaron ya en su residencia.

Una salud de hierro 

Adolfo goza de una salud aparentemente imposible para su edad. Tanto es así que, a pesar de que tiene dificultades para andar, aún puede leer sin gafas… aunque solo la letra grande.

“Antes no tenía tiempo, pero ahora me gusta leer el periódico y revistas”, comenta. Junto a su estricto régimen de comida y trabajo, el motivo se encuentra en su carácter moderado. Según cuentan sus hijos nunca tuvo ningún vicio. “Sólo se tomaba una copa al adía. La mitad de vino y la otra de gaseosa. Después, nada de nada”.

Ejercicios de motricidad

Por su parte Cristina Fernández, la terapeuta ocupacional, se muestra asombrada. “Es increíble lo bien que está para su edad”, dice. Cada día trabaja con él la motricidad, con ejercicios para que pueda seguir siendo autónomo en las tareas más básicas, como comer, y otras cognitivas que le ayudan a mantener la mente activa.

Oriundo de un pueblo de Cuenca, Adolfo trabajaba allí en el campo, “en una casa de ricos”. Cuentan sus hijos que estaba acostumbrado a pasar muchas necesidades. “A veces ni siquiera cobraba el sueldo”, dice Basiliso.

Más de un siglo de vida

Desde 1902 Adolfo ha visto tantos cambios que al preguntarle sólo le sale un suspiro. Según sus hijos, lo que más le ha impresionado en este tiempo es el televisor. “Me gusta. Hay cosas que están bien… y otras que no”, observa él sabiamente.

Más de 4.000 centenarios
España es el segundo país del mundo con mayor número de personas centenarias, por detrás únicamente de Japón. Se calcula que ya hay unas 5.000 personas que han visto ya más de un siglo y que para 2010 podríamos alcanzar las 10.000.

La longevidad depende de factores genéticos, pero el ambiente es lo más importante: según los expertos determina cuántos años vivimos hasta en un 75 %. El de España parece poseer condiciones especiales…