Compartir

El 30 de abril es la fecha que el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha puesto de plazo para nacionalizar cuatro empresas petroleras mediante la compra de la mayoría de las acciones. Entre ellas la española Andina, de Repsol YPF. Las otras tres son Chaco (de British Petroleum), Transredes y CLBH.

"Lo llevamos esperando desde hace dos años"

Manuel Hermógenes, director del Servicio de Comunicación de Repsol ha manifestado que "Evo Morales, con buen criterio, tiene que finalizar lo que empezó con el decreto de 2006. Andina ya está dirigida por personas designdas por el presidente de Bolivia, así que esto no es más que legalizar una situación que se se venía arrastrando desde hace tiempo".

Si bien es cierto que Andina es una empresa residual de la petrolera española, para Repsol supone perder ciertos activos. La compra, por parte del Gobierno de Bolivia, de aproximadamente un 2% de las acciones (y así llegar al 51%) no va a suponer un gran movimiento de capital. En total, las cuatro petroleras que se nacionalizarán, tendrán que repartirse unos 127 millones de euros. Una nimiedad para una empresa como Repsol.