Compartir

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha explicado que muchos pacientes empiezan a padecer de rinitis alérgica antes de la época usual y no asocian sus síntomas a esa enfermedad, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento.

 "Los enfermos piensan que tienen catarros u otras manifestaciones características del invierno", ha explicado el médico Jesús Vázquez, del Grupo de Trabajo de Enfermedades Respiratorias de Semergen, en la presentación de una campaña informativa sobre prevención y tratamiento de la rinitis alérgica.

Vázquez advirtió de que en lo que va de año, el pico de polinización -una de las causas de la rinitis alérgica- se dio al principio de enero, en pleno invierno. Además, alertó de que entre 6 y 8 millones de personas en España son potenciales pacientes de rinitis alérgica primaveral, enfermedad cuya incidencia "sigue creciendo a pasos gigantescos" y que actualmente afecta a cerca del 15 por ciento de la población.

De acuerdo con Julio Zarco, presidente de Semergen, la enfermedad puede provocar déficit de atención en los niños y consecuente fracaso escolar, mientras que en los adultos puede resultar en incapacidad laboral, además de afectar la calidad de vida.

La contaminación multiplica los casos 

Entre las causas del incremento de casos de rinitis alérgica, también está la contaminación de las grandes ciudades, sobre todo el efecto de las partículas desprendidas en la combustión de los coches con motores diésel, que hace que el polen sea 27 veces más agresivo en las personas alérgicas.

"Es una cadena de factores: en Madrid, por ejemplo, hay muchos árboles que son tremendamente polinizantes -como el ciprés-, hay muchos coches e incidencia de otros polvos domésticos, todo eso combinado con el aumento de la temperatura", dijo Vázquez.