Compartir

Según el defensor del Pueblo, Vólmar Pérez quien aseguró que tiene conocimiento de que Betancourt "fue atendida en febrero pasado en algunos puestos de salud" de San José y El Retorno, localidades del selvático departamento del Guaviare, sur.

El alto cargo reveló también que la salud del ex parlamentario Oscar Lizcano, igualmente rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde 2001, también es muy grave.
Sobre Betancourt, "la información de que disponemos es que su estado de salud es muy, muy delicado".

Se han venido deteriorando sus condiciones físicas y de salud", insistió Pérez en declaraciones a radio Caracol.
El funcionario señaló que trata de implementar medidas, junto a la Gobernación del Guaviare y al programa presidencial de asistencia Acción Social, "para ver de qué manera se pueden hacer llegar medicamentos propios de enfermedades tropicales".

"Como un niño de Somalia" 

Según el defensor de Pueblo, Betancourt está afectada de leshmaniasis y hepatitis B.
"Me da rubor", señaló Pérez, "pero alguien me dijo que sus características físicas no distan mucho de la de los niños de Somalia".

Pérez hizo un llamamiento a las FARC: "urge el regreso inmediato a la libertad" de los rehenes porque "así lo dictan las normas del Derecho Internacional Humanitario".

Sobre el parlamentario Lizcano, indicó que dispone de "menos información, pero sabemos que está en críticas condiciones de salud y es apremiante su regreso a la libertad" y advirtió de que podría registrarse, en el caso de algunos secuestrados, "un desenlace fatal".