Compartir

La francesa Chantal Sébire, cuyo caso relanzó el debate de la eutanasia en Francia tras haber pedido a la justicia morir dignamente, falleció el pasado 19 de marzo tras haber consumido una "dosis mortal" de barbitúricos, según los resultados de los análisis anunciados por la Fiscalía.

La mujer, enferma de un tumor incurable que le causaba dolores atroces, apareció muerta en su domicilio cerca de Dijon dos días después de que un tribunal le negara su petición de que se le practicara la eutanasia activa.

La autopsia del cuerpo no aclaró los motivos de su fallecimiento, por lo que el fiscal de Dijon, Jean-Pierre Alacchi, pidió que se procediera a análisis toxicológicos de las sustancias encontradas en el cadáver.

Los resultados de estas pesquisas han revelado la presencia en la sangre de Sébire de una cantidad de barbitúricos tres veces superior a lo que se considera una dosis mortal, indicó el fiscal.

Alacchi señaló que se ha abierto una investigación para determinar cómo accedió Sébire a ese barbitúrico que no se vende en las farmacias.

Afectada por un poco común tumor nasal incurable que le provocaba dolores atroces y que le había desfigurado el rostro y causado ceguera, Sébire saltó a la luz pública cuando se dirigió a los tribunales para pedir que le aplicaran la eutanasia activa.
Como ese extremo no está recogido en la ley francesa, los jueces rechazaron su petición.