Compartir

Según informaron a Efe testigos presenciales, el oleoducto, que transporta petróleo desde un pozo en Zubair, oeste de la provincia, hasta el puerto de Basora, sufrió el sabotaje alrededor de las 09.00 hora local (05.00 GMT).

"Un incendio inmenso comenzó en el lugar, y los bomberos llegaron rápidamente para controlar el fuego", dijo a la agencia independiente iraquí "Aswat al Iraq" un testigo que vive a apenas 200 metros del lugar del incidente.

Otros testigos afirmaron a Efe haber visto grandes columnas de humo negro saliendo del lugar de la explosión y elevándose sobre el cielo al oeste de Basora, 550 kilómetros al sur de Bagdad.
Sin embargo, un portavoz de la petrolera estatal Iraqi Southern Oil Company dijo a "Aswat al Iraq" que no está claro si el oleoducto lleva petróleo del pozo de Zubair, o bien de la cercana refinería de Shuaiba.

Este ataque es el primero contra una instalación petrolera desde que hace tres días estallaron intensos enfrentamientos entre la milicia chií "Ejército del Mahdi", leal al clérigo Muqtada al Sadr, en Basora, que después se extendieron a otras zonas de Irak.
Un portavoz del "Ejército del Mahdi", el jeque Hariz Azari, dijo el martes a Efe que la milicia sopesaba atacar los pozos petrolíferos si el Gobierno no detenía la campaña contra su grupo.

"Aunque estos pozos pertenecen al pueblo iraquí, e incendiarlos sería una decisión complicada, estamos examinando esta opción si el Gobierno continúa esta campaña sin justificación", dijo.
La mayoría de los yacimientos petrolíferos de Irak están ubicados en la provincia de Basora, desde donde se canaliza más del 90 por ciento de las exportaciones de crudo del país árabe.

45 muertos y 85 heridos en Kut 

Los intensos enfrentamientos de los últimos días entre tropas iraquíes y los milicianos chiíes leales al clérigo radical Muqtada al Sadr han causado 45 muertos y 85 heridos en la ciudad de Kut, al sur de Bagdad.

Las fuerzas iraquíes han recibido el apoyo del Ejército de EEUU en los combates, que comenzaron el pasado martes y todavía continúan hoy.
"La situación de la seguridad en Kut se está deteriorando por momentos y la gente no puede salir de sus casas por miedo a quedarse atrapada en los combates", señaló a Efe por teléfono un residente de esta ciudad, capital de la provincia de Wasit y situada a 150 kilómetros de Bagdad.

La batalla de Kut es consecuencia del enfrentamiento que estalló en Basora (sur de Irak) el pasado lunes entre la milicia "sadrista" del "Ejército del Mahdi" y las tropas iraquíes, y en el que ya han muerto centenares de personas en todo el país.

Algunos analistas en Irak han alertado sobre la posibilidad de que la situación derive en una guerra civil si el Gobierno del primer ministro, Nuri al Maliki, no ceja en su empeño de desarmar a esta milicia, a la que califica de "criminales y delincuentes".

Miles de chiíes se manifestaron hoy en la barriada bagdadí de Ciudad Sadr para protestar contra la campaña "anti-sadrista", informaron fuentes policiales.
"No vamos a permitir un Gobierno represivo, dictatorial y antidemocrático", dijo ayer el clérigo chií Abdelhadi Mahmadani en declaraciones a Efe, en clara referencia a la campaña de desobediencia civil que ha iniciado su grupo contra Maliki. 

Los Estados Unidos apoyan al Gobierno 

La Casa Blanca expresó hoy su apoyo al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en su decisión de enviar tropas a la ciudad sureña de Basora para hacer frente a la insurgencia chií.
En una rueda de prensa, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Stephen Hadley, afirmó que la iniciativa de Maliki representa "un signo de madurez del Gobierno iraquí".

Con esta decisión, agregó Hadley, Bagdad quiere "hacerse cargo de la situación y poner de nuevo bajo su control y dentro del Estado de Derecho" a una zona "donde la autoridad se estaba perdiendo".

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, dio hoy un ultimátum a la milicia para que abandone las armas en 72 horas, si no quiere que se le aplique "graves castigos".
Los enfrentamientos, iniciados anteayer en la provincia de Basora (sur), ya se han extendido a otras zonas como Bagdad y la localidad de Kut, 150 kilómetros al sur de la capital.

Por ahora los combates han causado hoy 20 muertos y 115 heridos en el barrio bagdadí de Ciudad Sadr, mientras que la cifra asciende a 38 fallecidos y 134 heridos en dos días de combates en Basora.

El aumento de la violencia ha hecho temer que el líder chií Muqtada al Sadr pueda levantar el alto el fuego que declaró el pasado agosto, lo que supondría una grave amenaza al Gobierno de Maliki.
En este sentido, Hadley aseguró que la iniciativa se produce contra las milicias que no se habían acogido al alto el fuego de agosto, por lo que "no debería ponerlo en peligro".