Compartir

Se llama Guarinisuchus munizi y con sus tres metros de largo fue capaz de resistir al fenómeno que extinguió a los grandes dinosaurios.

Los paleontólogos explicaron que los crocodilos de su especie fueron los mayores depredadores del mar después de la gran extinción de especies ocurrida hace 65 millones de años.

El hallazgo de este fósil, encontrado en la región de Mina Poty, en el estado de Pernambuco (nordeste del país), sirvió de ayuda a los científicos para establecer una nueva ruta de expansión de este tipo de animales de origen africano por América. Según esta nueva teoría, la especie habría llegado a América después de una travesía marítima de 2000 kilómetros, distancia que separaba la costa africana de lo que hoy es el nordeste de Brasil.

La región donde se encontró el fósil destaca porque es uno de los pocos lugares de Brasil donde se ha encontrado material del periodo cuando los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años.