Compartir

La nave ha culminado así una histórica misión, la más larga de un transbordador, en la que transportó la primera sección
del laboratorio japonés 'Kibo' a la Estación Espacial Internacional.

La amenaza de mal tiempo en el Centro Espacial Kennedy en Florida llevaron a la
NASA a abortar un primer intento de aterrizaje y estuvieron a punto de
hacer lo mismo con el segundo.

El transbordador rompió el silencio de la noche cuando
redujo su velocidad debajo la barrera del sonido por primera vez desde
que despegó el 11 de marzo.

"Bienvenido a casa, Endeavour", dijo el astronauta
Jim Dutton desde el Control de Misión en Houston. "Felicitaciones a
toda la tripulación (…) por una misión muy exitosa", añadió.

Satisfacción

"Fue una misión muy
gratificante, emocionante de principio a fin", ha señalado el comandante Dominic Gorie. En la cabina de la tripulación se encontraba el ingeniero de
vuelo Leopold Eyharts, un astronauta francés que pasó siete semanas en
el espacio
preparando el laboratorio europeo 'Columbus', entregado
durante la misión anterior del transbordador en febrero.

El astronauta de la NASA Garret Reisman reemplazó a Eyharts
durante la misión y permanecerá a bordo hasta que el transbordador
Discovery llegue a la estación a fines de mayo con la sección principal
de Kibo.