Compartir

La Fiscalía de Dinant, sur de Bélgica, examina de nuevo, la validez de la coartada esgrimida por el presunto asesino en serie Michel Fourniret para sostener su inocencia en el caso de la desaparición de una niña francesa en 2003.

Fourniret está sometido a un juicio en Francia por el asesinato y la violación de otras siete adolescentes y mujeres jóvenes, seis francesas y una belga.

En el caso de la niña Estelle Mouzin, raptada el 9 de enero de 2003 en Guermantes (Francia) cuando tenía 9 años, Fourniret fue interrogado, pero presentó una coartada. El francés, que vivía en Bélgica desde 1992, afirmó que había telefoneado a su hijo a las 20:05 desde su casa en Sart-Custinne (sur de Bélgica), menos de dos horas después de la desaparición de la pequeña, registrada a las 18:15 horas.

La clave está en una llamada

La distancia entre su casa belga y la localidad francesa de Guermantes es de casi tres horas en coche, por lo que no podía haber sido el responsable de la desaparición.

Sin embargo, "las autoridades francesas han pedido a la fiscalía de Dinant que se investiguen algunos elementos", según explicó hoy el representante del ministerio público Philippe Morandini a la radio pública belga RTBF.

La Fiscalía examinará si Fourniret utilizó un aparato para desviar llamadas y fingir que estaba en Bélgica en el momento de la desaparición de Mouzin.

En Bélgica se sigue con mucha atención el juicio emprendido hoy en un tribunal de Charleville-Mézières, contra la llamada 'pareja diabólica', Michel Fourniret y su mujer Monique Olivier, por siete casos de asesinato y violación. Fourniret confesó estos siete asesinatos después de que su mujer, que le ayudaba a raptar a las chicas, los revelase a la Policía en 2004, mientras él estaba encarcelado en Bélgica por un intento frustrado de secuestro.

Los siete asesinatos fueron cometidos entre 1987 y 2001 y los cuerpos de tres de las víctimas fueron encontrados en Bélgica. La Fiscalía de Dinant no ha descartado que Fourniret sea juzgado también en Bélgica, dado que todavía se están investigando posibles desapariciones de chicas jóvenes que trabajaron como niñeras en su casa.