Compartir

Las personas mayores de cuarenta años y con barriga abultada corren mayor peligro de sufrir demencia cuando llegan a los setenta, revela un estudio divulgado hoy por la versión en internet de la revista 'Neurology' .Esta es la primera vez que se demuestra una vinculación directa entre la mayor circunferencia de la cintura y el riesgo de la demencia.

Otros estudios han demostrado que, en general, el exceso de peso aumenta el riesgo de diabetes, derrames cerebrales y enfermedades cardiovasculares.
El estudio de la obesidad abdominal en una persona de mediana edad puede ser un indicador de disfunción metabólica que conduce a un riesgo de demencia, dijo Rachel Whitmer, científico de Kaiser Permanente y autora del estudio.

Explicó que esa obesidad abdominal en personas de edad avanzada no es un buen indicador dado que con el envejecimiento existe la tendencia natural de perder masa muscular y ósea así como a aumentar el diámetro de la cintura.
"Esta es una conclusión preocupante si se considera que en EEUU el 50 por ciento de los adultos tiene obesidad abdominal", manifestó Whitmer.

La obesidad es mala para el cerebro 

La investigadora explicó que las autopsias han mostrado que los cambios en el cerebro vinculados al mal de Alzheimer pueden comenzar en la juventud o en la edad mediana.
Otro estudio, agregó, ha establecido que el nivel de adiposidad abdominal en adultos de edad avanzada tenía vinculación con la atrofia cerebral.

"Estos descubrimientos implican que los efectos peligrosos de la obesidad abdominal en el cerebro pueden iniciarse mucho antes de que aparezcan los síntomas de la demencia", señaló Whitmer.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores de Kaiser Permanente estudiaron a 6.583 personas de entre 40 y 45 años a quienes se midió su densidad abdominal.

Resultados 

Treinta y seis años después de comenzar el estudio, un 16 por ciento de los participantes habían desarrollado demencia.
El estudio determinó que quienes sufrían sobrepeso y lucían una barriga abultada tenían 2,3 más probabilidades de desarrollar demencia que personas con un peso y una barriga normales.

En el caso de la gente obesa y con un diámetro de cintura muy pronunciado el peligro aumentaba a 3,6 veces.
Por otra parte, en las personas con sobrepeso u obesas pero sin una barriga demasiado grande el mayor riesgo de demencia era de un 80 por ciento, indicó el estudio.