Compartir

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y su esposa, la ex modelo
y cantante Carla Bruni, han mantenido una audiencia con la Reina Isabel
II y con el duque de Edimburgo en el castillo de Windsor al inicio de
su visita de dos días a Reino Unido, con la que el mandatario galo
aspira a estrechar relaciones con las islas por medio de una nueva
alianza franco-británica
.

Previamente, a su llegada al aeropuerto londinense de Heathrow,
la pareja fue recibida a su salida del avión por el príncipe Carlos,
quien a la hora de saludar a Bruni besó su mano, y la duquesa de
Cornualles, responsables de dar la bienvenida al país en nombre de la
monarca, que ejerce como anfitriona, puesto que se trata de una visita
de Estado.

En carroza a palacio 

Antes de entrar en la residencia real en una carroza de caballos,
al igual que Isabel II y el príncipe Felipe, el presidente pasó revista
a la guardia de honor
junto al esposo de la Reina, mientras ésta
departía con la nueva primera dama de Francia, que protagoniza su
segunda visita oficial junto a su marido, tras la que realizó poco
después de su boda en una pequeña gira africana.

Vestida con un sobrio traje gris y un sombrero que recordaba a
los que portaba Jackie Kennedy
, Bruni ejercerá un rol institucional en
este viaje con entrevistas como la que mantendrá con Sarah Brown,
esposa del primer ministro británico. Además, su propia madre forma
parte de la comitiva, a diferencia de la de Sarkozy, que finalmente no
se unió, como estaba previsto, por motivos personales.

Dispuesto a enviar más tropas a Afganistán

En lo estrictamente diplomático, Sarkozy, se mostró dispuesto a desplegar más tropas en Afganistán para combatir a los talibanes y a Al Qaeda.

"No podemos permitirnos perder Afganistán. No podemos permitirnos ver a los talibanes y a Al Qaeda regresar a Kabul", dijo el jefe de Estado francés en un discurso ante las dos Cámaras del Parlamento británico, los Comunes y los Lores.

En su alocución, pronunciada en francés, Sarkozy explicó que Francia ha propuesto a sus aliados en la OTAN "una estrategia" para permitir al pueblo afgano y su "legítimo" gobierno construir la paz.
"Si esas propuestas son aceptadas, Francia propondrá en la cumbre (de la OTAN) en Bucarest reforzar su presencia militar", explicó el presidente galo, que recalcó que "la derrota está prohibida, incluso si la victoria es difícil". 

Dialogar con el Dalai Lama

En un discurso en francés ante las dos cámaras del Parlamento británico, los Comunes y los Lores, Sarkozy aseguró que Francia y el Reino Unido necesitan hacer hincapié en esta posición.

El presidente galo, de visita oficial en el Reino Unido, no descartó ayer la posibilidad de un boicot a la ceremonia de los apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín, a la vez que pidió "responsabilidad" a las autoridades chinas en el Tíbet, con el fin de que todo salga bien este verano en Pekín.