Compartir

Los vecinos de Mari Luz piden Justicia para su presunto asesino
"Justicia, Justicia, queremos Justicia". Un centenar de vecinos del barrio del Torrejón se concentraron en la plaza de la Rosa, donde reside la familia de la pequeña Mari Luz para pedir justicia.

"Esto no hay derecho, porque nos podía haber pasado a cualquiera de nuestros hijos, porque aquí nos conocemos todos y nuestros hijos están muchas veces en la calle jugando", comenta María Teresa Izquierdo.

Tras la rueda de prensa que ofreció ayer el padre de la pequeña Mari Luz, los vecinos guardaron unos minutos de silencio en memoria de la niña, un silencio que sólo se rompió con un estremecedor aplauso y con los gritos de justicia.

Testimonio de la prima de los padres

"Qué cerquita lo teníamos", se lamentaba Remedios. "Ese hombre no tiene corazón, ni entrañas, ni alma, bueno sí alma sí, pero es del diablo". "Y dice que ha sido un accidente?, si la niña tenía dos golpes uno en la cabeza y otro en la cara, ¿qué clase de persona le hace eso a una niña de sólo 5 años?".

"Era gente muy rara y desagradable"

"Mi hijo fue el que atendió a la niña el día que desapareció y la pequeña se fue en dirección a su casa, y pasó por al lado de la vivienda de él", explicaba Femi Koopman, la quiosquera dueña del establecimiento donde Mari Luz compraba chucherías, y situada a escasos metros de la vivienda de su presunto asesino. Muy pocas personas en el barrio le conocían. No eran de etnia gitana y según algunos vecinos del Torrejón "era gente muy rara y muy desagradable".