Compartir

El matrimonio detenido en relación con la desaparición y muerte de la niña residía desde Navidad en Pajaroncillo, una pequeña población de menos de 100 habitantes situada en la Serranía de Cuenca, según han señalado a EFE vecinos de esta localidad conquense.

Sin embargo, testimonios recogidos por EP aseguran que la pareja llegó hace uno o dos meses al pueblo alquilando una casa.
En lo que sí coinciden los habitantes del pueblo es en que los detenidos no tenían relación previa con la localidad, en la que alquilaron una casa que no tenía calefacción ni estaba acondicionada para pasar el invierno.

"Por aquí no han venido nunca, no eran del pueblo, la casa en la que vivían estaba vacía y se metieron allí", ha explicado una vecina. "Aquí nunca han hecho nada feo, pero tampoco teníamos relación, no eran conocidos en el pueblo". 

El alcalde, Juan Gregorio Requena, ha declarado que el matrimonio ha hecho vida normal durante el último mes en el pueblo, donde decían estar de vacaciones, y que ambos aseguraron ser de Sevilla. "Estos señores llegaron al pueblo a pasar uno o dos meses de vacaciones. Alquilaron una casa de unos señores que viven en Valencia, y me comentaron en alguna ocasión que habían pagado dos meses por adelantado".

"Si se confirma que son quienes dicen, no me lo esperaba y no me hace gracia que hayan estado más de un mes en el pueblo", ha añadido el primer edil a EP. "Cuando viene aquí el coche de línea se iban a Cuenca a hacer algunas compras, en lugar de hacerlas en Carboneras o por aquí".

Algunos vecinos dicen que la mujer se identificaba como extremeña y, según estas personas, en ningún momento sospecharon que los nuevos habitantes de la localidad podían estar relacionados con la desaparición y muerte de Mari Luz Cortés.

De hecho, han indicado que el comportamiento de los detenidos era normal, aunque alguno ha matizado que apreció algunos hechos extraños, como que dijeran que tenían hijos y que los habían dejado con los abuelos.

"Raros" 

Una de las vecinas ha señalado que los habitantes de la localidad están "aturdidos y sorprendidos" por la noticia de la detención del matrimonio.

La mujer ha admitido que los detenidos eran un poco "raros" y que a veces los vecinos comentaban que había "algo extraño" en su comportamiento, si bien en ningún caso causaron alarma por ser agresivos o violentos.

La vecina ha detallado que, cuando llegaron al pueblo, eran poco comunicativos, pero poco a poco fueron hablando más con los vecinos del pueblo.