Compartir

Según SOS Navarra, a lo largo de la madrugada el
caudal de agua ha descendido en los distintos cauces salvo el del
Ebro
, aunque el nivel que éste tiene ahora "no alcanza el límite de
alerta".

A pesar de la normalidad, la vigilancia de los cauces se mantiene
ya que Protección Civil ha avisado de que las previsiones
meteorológicas anuncian nieve en Navarra a partir de 700 metros y se
calcula que el espesor puede llegar a los 20 centímetros en la zona
pirenaica.

Por su parte, la Confederación Hidrográfica del Ebro ha señalado
que hasta ahora las crecidas de los ríos "están siendo moderadas,
muy por debajo de los niveles de avenida extraordinaria".

La Confederación ha subrayado además que la cuenca continúa en
situación de sequía
puesto que el agua y la nieve "se han
concentrado en el sector de la Cuenca Alta sin beneficiar ni a los
grandes sistemas de la margen izquierda, ni a la margen derecha del
Ebro"